Buscar en este blog

sábado, 15 de marzo de 2014

El desperdicio de energía eléctrica es una señal de egoísmo



Por Marina Silva
marina.miesdeamor@gmail.com

¿Cuál de los vicios puede ser considerado la raíz de todos los otros?
“Lo hemos dicho muchas veces: el egoísmo. De él deriva todo el mal. Estudiad los vicios y veréis en que el fondo de cada uno de ellos se halla el egoísmo. Aunque luchéis contra esos vicios, no conseguiréis extirparlos hasta que no hayáis atacado el mal en su raíz, hasta que no hayáis destruido su causa. Tiendan, pues, todos vuestros esfuerzos hacia ese objetivo, pues allí se encuentra la verdadera llaga de la sociedad. Quien quiera aproximarse, desde esta vida, a la perfección moral, debe extirpar de su corazón todo sentimiento de egoísmo, pues el egoísmo es incompatible con la justicia, con el amor y con la caridad. El egoísmo neutraliza todas las demás cualidades.” 1

Apenas empezó en verano en la Argentina y ya nos enfrentamos a los sistemáticos cortes de energía eléctrica, una consecuencia de la indiferencia de las autoridades y negligencia de las empresas proveedoras, no queda duda, pero además, un síntoma de egoísmo agudo de algunos que desaprovechan tal recurso que, bien utilizado, podría extenderse a muchos más beneficiarios.
Ya es algo muy común en muchos hogares la existencia de un aire acondicionado en cada uno de sus ambientes, algo que podría ser conmemorado de no representar un abuso del recurso que le falta a una gran cantidad de personas. Además, al tener muchos aparatos accionados a la vez, son muchos los miembros familiares que se aíslan, sin compartir momentos juntos. Cada uno se encierra en su espacio, prende sus aparatos preferidos y acciona su aire acondicionado en temperaturas irresponsables, sin fijarse en aquellas que son menos agresivas al medio ambiente.
Mientras tanto, niños, mayores, jóvenes y adultos sufren por falta de energía eléctrica durante muchos días, expuestos a temperaturas agobiantes superiores a los 35°C. Se trata de una carencia que arrastra otras más: falta de agua, de alimentos aptos al consumo, imposibilidad de movilidad para algunos que viven en edificios (mayores y enfermos), entre otras.
Algunos, aún sin razonar, creerán que no tienen la culpa, que no es su problema que la energía eléctrica no alcanza para todos. Puede ser que de hecho, aún con un consumo responsable, no todos tendrían acceso a la energía eléctrica, pero seguramente serían muchos menos los afectados por su falta si los demás no actuaran con cruel y total egoísmo.
Ya sabemos que nuestro Planeta aún se encuentra en una posición de inferioridad espiritual, por lo que sus habitantes nos hallamos en igual condición. Pero también estamos en proceso de aprendizaje y vencer el egoísmo todavía es nuestro mayor desafío. Sería deseable que aprovecháramos este momento para reflexionar sobre ello y hacernos cargo de la parte que nos corresponde, de hacernos el “mía culpa”, tratando de luchar por vencer este mal que nos impide ser felices y solidarios.
Para que este desahogo no quede en la crítica y en la constatación obvia, dejaremos aquí algunas orientaciones básicas para que usemos mejor la energía eléctrica.

Orientaciones para ahorrar energía eléctrica:

Las lámparas fluorescentes pueden economizar hasta un 80% más que las convencionales. Son más caras, pero duran más y pesan menos en la factura. 2
Cuando adquirimos un nuevo electrodoméstico, es importante fijarnos si el equipo posee el sello con la letra “A”, que atesta su bajo consumo de energía. 2
Es recomendable prescindir del recurso “stand by” de ciertos aparatos cuando no son utilizados. La lucecita roja, cuando está prendida, es una señal de que el aparato, aunque esté apagado, sigue consumiendo un 15% de toda la energía del lugar. Una solución es usar un sistema de toma con muchas entradas y con un botón capaz de apagar todos los aparatos enchufados allí, cuando no los estamos utilizando. 2
Hacer un seguimiento mes a mes del consumo de energía ayuda a detectar eventuales fallas que pueden aumentarlo (instalación eléctrica, desperfecto de aparatos) 2
Evitar accionar el aire acondicionado a temperaturas inferiores a los 24°C.
Apagar las luces al dejar un ambiente.
Evitar uso de gran número de lámparas decorativas en un mismo ambiente.

“Cristo no pidió mucho. No exigió que las personas escalaran el Everest o hiciéramos grandes sacrificios. Solo pidió que nos amáramos unos a otros.” 3
Para hacerlo basta hacerle al prójimo lo que nos gustaría que se nos hicieran, basta ponernos en los zapatos de los demás. ¡Así de sencillo!
¡A practicarlo!

Referencias

(1) KARDEC, Allan. El Libro de los Espíritus. Trad. Gustavo N. Martínez. Edicei, Brasília, 2008. Libro III, Cap. XII, preg. 913, p. 556-557.
(2) TRIGUEIRO, André. Espiritismo e Ecologia. FEB: Rio de Janeiro, 2009, p. 94.
(3) Chico Xavier.

¿Viaje Astral es Espiritismo?



Por Marina Silva
marina.miesdeamor@gmail.com

Antes de contestar la pregunta propuesta en el título de este artículo, nos parece conveniente aclarar algunos conceptos importantes.
La expresión viaje astral (o proyección astral) es una forma más popular de lo que se llama de proyecciología, término creado por el Dr.  Waldo Vieira, en 1981, con la publicación de su libro “Projeções da Consciência” 1
Proyecciología deriva del latín “projectio” (proyección) y del griego, “logos” (tratado) y representa una “subdisciplina de la Concienciología (...), ciencia que estudia la proyección de la conciencia fuera del cuerpo físico, así como los fenómenos psíquicos y bioenergéticos correlacionados.”2 Según el Dr. Waldo Vieira, el objetivo de la Proyecciología es el autoconocimiento profundo.3
Algunas personas confunden proyecciología con el término utilizado por Allan Kardec en la codificación: “emancipación del Alma” y trataremos ahora de analizar si ambos son lo mismo o si estamos ante dos temas distintos.
En “El Libro de los Espíritus”, los Espíritus contestan algunas preguntas sobre la emancipación de alma durante el sueño y dicen que los Espíritus nunca están inactivos 4, y cuando duermen pueden reunirse con otros Espíritus “con los cuales viajan, conversan y se instruyen. Incluso trabajan en obras que encuentran concluidas al morir.” 5
Ante lo expuesto, ya podemos inferir que emancipación del Alma y proyección astral son cosas distintas: la primera ocurre, por lo menos casi siempre, en forma inconsciente durante el sueño del cuerpo físico; la segunda es una ciencia que estudia cómo realizar la emancipación con plena conciencia y en estado de vigilia. Otro punto que las separa es el objetivo de cada una. El objetivo del viaje astral es el autoconocimiento; la emancipación del Alma descripta por los Espíritus se da con el objetivo de instruir y trabajar en el bien. 
Podemos además comparar la proyecciología con las enseñanzas del Espíritu André Luiz, a través de la psicografía de Chico Xavier, en las cuales utiliza la expresión “desdoblamiento” para referirse a la emancipación del Alma.
En el libro “Mecanismos de la Mediumnidad”, André Luiz explica que muchas personas incursionan en los Planos Espirituales y se transforman en “preciosos instrumentos de los Benefactores de la Espiritualidad”, actuando como intermediarios entre la vida física y la espiritual.6 Y en el libro “En los dominios de la Mediumnidad” amplía su concepto de desdoblamiento a su práctica en la labor mediúmnica y relata con detalles el fenómeno de desdoblamiento del médium, seguido de psicofonía,  bajo la acción del Plano Espiritual.
Allí, el médium Antônio Castro recibe pases espirituales, adormece y se 'duplica', desligado del vehículo carnal y completamente “desdoblado” (emancipado), Castro se eleva en el espacio tomado de las manos de dos asistentes espirituales. El médium llega a un lugar donde está un antiguo trabajador de su institución espírita, ahora desencarnado, quien puede comunicarse a través de la psicofonía de Castro.7
Según el Dr. Waldo Vieira, en el libro “Nossa Evolução”, “salir del cuerpo humano con lucidez” es la mejor “fuente de esclarecimientos (...) acerca de los más importantes problemas de la vida”. La proyecciología afirma que en los sueños no controlamos nuestras acciones y por esa razón, propone técnicas que permiten que “el individuo desarrolle el autodominio emocional” y “entienda su procedencia real”.1
Para el Espiritismo, mientras el cuerpo físico descansa, “el Espíritu recobra algo de su libertad y se comunica con los seres a quienes ama.” 8 Los Espíritus pueden aconsejarnos e inspirarnos ideas, las cuales, muchas veces, no pertenecen al mundo material, razón por la cual no nos conviene recordarlo. Si la orientación nos es útil, “la idea vuelve en el momento oportuno como una inspiración momentánea.”9
Si queda alguna duda, recordemos que el propio Dr. Waldo Vieira, después de realizar una hermosa labor mediúmnica con nuestro querido Chico Xavier en la psicografía de libros preciosos, que forman parte de nuestros estudios espíritas, decidió no solo distanciarse totalmente del Espiritismo, sino también hacer comentarios respetables, pero lamentables, acerca de su cuerpo doctrinario y sobre su codificador, Allan Kardec.
El Dr. Waldo Vieira dice que Kardec fue un hombre común y lleno de problemas, aunque inteligente en su momento, pero ahora ya está superado. Dice además que Allan Kardec se equivocó cuando codificó el Espiritismo, dándole características de religión e introduciéndole la figura de Jesús. 10
Según Luiz Marini, el Dr. Waldo abandonó el Espiritismo por desear aprender mucho más a través de la proyección de la conciencia, lo que el Espiritismo limitaba, además la Doctrina está, a su ver, muy relacionada con la asistencia al prójimo, lo que tampoco le interesa. 10
Como lo pudimos ver, proyección astral no forma parte de los postulados de la Doctrina Espírita por su origen, por sus objetivos y por el ideal de su principal estudioso, quien instó a sus seguidores a que así fuera por considerar el Espiritismo como algo totalmente superado.

Referencias

(1) Instituto Internacional de Projeciologia e Conscienciologia. Disponible en: http://www.iipc.org.br/index.php/as-ciencias/projeciologia
(2) http://madrid.iacworld.org/la-ciencia-proyecciologia
(3) http://espiritualidadeeciencia.blogspot.com.ar/2008/11/waldo-vieira-e-projeciologia.html
(4) KARDEC, Allan. El Libro de los Espíritus. Trad. Gustavo N. Martínez. Edicei, Brasília, 2009. Parte 2, cap. VIII, preg. 401 p.
(5) KARDEC, Allan. El Libro de los Espíritus. Trad. Gustavo N. Martínez. Edicei, Brasília, 2009. Parte 2, cap. VIII, preg. 402 p.300-301.
(6) XAVIER, Francisco Cândido. Por el Espíritu André Luiz. Mecanismos da Mediunidade. E-book, Cap. 21, p. 37-39.
(7) ____________. Nos Domínios da Mediunidade. FEB, 16ª ed., Brasília, 1955. Cap. 11, p. 97-105.
(8) KARDEC, Allan. El Libro de los Espíritus. Trad. Gustavo N. Martínez. Edicei, Brasília, 2009. Parte 2, cap. VIII, preg. 403, p. 303.
(9) ____________. preg. 410a, p.306.
(10) MARINI, Luiz, junio de 2010. Disponible en
http://www.cebezerrademenezes.com/pt/index.php?option=com_content&view=article&id=136:assumindo-personalidade-do-passado&catid=9:uma-visao-espirita-sobre-fatos-no-mundo&Itemid=13

Voluntariado – Adóptalo



Por Marina Silva

“Aunque hablara las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo caridad, soy como bronce que suena o címbalo que retiñe. Aunque tuviera el don de profecía, y conociera todos los misterios y toda la ciencia; aunque tuviera plenitud de fe como para trasladar montañas, si no tengo caridad, nada soy. Aunque repartiera todos mis bienes, y entregara mi cuerpo a las llamas, si no tengo caridad, nada me aprovecha.”  (Pablo I Corintios 13:1-3)

Es muy común que las personas digan que les gustaría dedicarse a algún trabajo voluntario, pero algunos afirman no hacerlo por falta de oportunidad, otros por falta de tiempo. En este artículo, analizaremos los argumentos que nos impiden practicar el voluntariado, hablaremos de los beneficios generados por dicha acción (desde el punto vista material y espiritual), las responsabilidades exigidas en su desempeño, la labor realizada en la Casa Espírita, y culminaremos en una reflexión y una invitación a todos a que se donen al prójimo y a la Humanidad para que juntos podamos construir un mundo mejor.
Para mejor reflexionar sobre la alegación de falta de oportunidad, utilizaremos una anécdota que nos cuenta el Hermano X1:

Instalado en la modesta casa que más tarde sería el primer santuario apostólico en Jerusalén, Simón Pedro reflexionaba, recordaba al Maestro Jesús y oraba pidiéndole que le enviara tareas a realizar. Jesús se le apareció, Pedro le preguntó cuándo le enviaría trabajo, a lo que el Maestro le contestó: “Mañana”.
Al otro día, cuando empezaba a desayunar, Pedro escuchó que golpeaban violentamente su puerta. La abrió y un hombre casi desnudo pasó por ella con expresión angustiada, mientras soldados sitiaban el lugar. El hombre lo miró, lloró y le imploró auxilio. Se trataba de Joachaz, un malhechor buscado por las autoridades. Pedro se lo entregó a los oficiales como un ladrón renitente.
Feliz por su actitud, el apóstol volvió a esperar lo que Jesús le prometió, cuando una perfumada litera se detuvo en su puerta y de allí bajó una mujer cuyo decaimiento contrastaba con su ropa costosa. Era Junia, quien se dedicaba a ofrecer placeres carnales, y ahora imploraba por medicinas y orientación espiritual. El ex pescador le dijo que ella debería estar en la calle, donde todos le pudieran echar en cara el desprecio y la ironía. La desdichada mujer se fue llorando y Pedro volvió a esperar por su misión.
Al atardecer, ya afligido, escuchó que golpeaban su puerta con insistencia. Era Jarim, un borracho sistemático y semiinconsciente, que le pedía refugio porque un grupo de crueles jóvenes lo apedreaban. Indignado, Simón lo insultó y lo expulsó despiadadamente.
Por la noche, Pedro, desconsolado, repitió sus oraciones y meditaba, cuando Jesús se le volvió a aparecer. Su discípulo se quejó haber esperado por la prometida tarea durante todo el día.
Jesús le recordó que por tres veces le solicitó cooperación sin que Pedro lo escuchara. Por la mañana le envió Joachaz, hermano envuelto en crímenes para que lo auxiliara a renovar su existencia, pero se lo devolvió a la prisión. Luego le entregó a Junia con el propósito de ser medicada y esclarecida en su nombre, pero el apóstol la condenó al sarcasmo. Por la tarde, le encaminó Jarim, pero este fue expulsado a patadas.
Pedro se arrepintió mucho, lloró y le pidió orientación. Jesús le contestó que en el Evangelio estaban sus palabras.
El ex pescador lo abrió al azar y leyó la parte que decía: “Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos.” (Mateo, 9:13).

El relato del Hermano X nos permite reflexionar sobre nuestras expectativas y oportunidades. Simón Pedro esperaba una gran misión, quizás alguna cura instantánea o algo por el estilo y, por aguardarlo con tanta convicción, no pudo darse cuenta de todas las labores que Jesús le envió. Sus expectativas no le permitían ver sus oportunidades.
Muchos de nosotros tenemos en nuestro íntimo sueños – a veces utopías -, acerca del trabajo voluntario o del auxilio a los demás. Deseamos, cuando podamos, construir grandes hogares para niños huérfanos, amplios lugares para amparar a los mayores solitarios, entre otros. No está mal que lo pensemos y lo soñemos, siempre que eso no nos impida hacer lo que podamos y en todas – o casi todas – las oportunidades que se nos presenten.
En cuanto al argumento de falta de tiempo, citaré una afirmación que escuché una vez de una persona muy sabia hace más o menos 18 años, la cual pude confirmar desde ese momento hasta el día de hoy: “Cuando necesites algo, pídeselo a alguien muy ocupado y seguramente te lo hará.”
Las personas que de hecho realizan muchas actividades y disponen de poco tiempo son mucho más disciplinadas y ordenadas a la hora de repartir su tiempo entre su gran número de quehaceres, lo saben valorar, mientras que aquellos que hacen mucho menos y cuentan con más tiempo, suelen postergar algunas tareas para más adelante.
La decisión de hacer algo en beneficio del prójimo, algunas veces, nos exigen renunciar ciertas actividades, las cuales no siempre estamos dispuestos a abandonar porque todavía somos muy egoístas, preferimos ampliar nuestros momentos de diversión y ocio a dedicarnos a aliviar dolores o a ser el móvil de la alegría de personas menos favorecidas. Eso revela otra de nuestras limitaciones, además del egoísmo evidente: la ignorancia. Ignoramos la felicidad íntima que el voluntariado nos permite vivenciar. Es hermoso ayudar al prójimo y hacerlo nos hace sentir como verdaderos dioses, tal como nos dijo Jesús que éramos. No hay diversión que supere el sentirnos dioses del bien.
Los tiempos contemporáneos generan un argumento que supuestamente refuerza la alegación de falta de tiempo. Muchas mujeres salen a trabajar afuera y dejan a sus hijos durante muchas horas, por lo que se dedican casi exclusivamente a ellos cuando tienen algo de tiempo libre. Por tanto, les parece contradictorio e impensable “abandonar” a sus hijos para ayudar a terceros. Inclusive entre los espíritas escuchamos que “la familia es el primer deber del espírita” como una excusa para no participar en ciertas actividades.
¡Pobres madres que piensan de ese modo! Ignoran que no hay tiempo mejor empleado en la educación y cuidado de nuestros hijos que aquel en que le brindamos ejemplos importantes. Ser solidarios con los demás delante de nuestros hijos les enseñará a serlo también. Jesús no solo predicó sino que ejemplificó todas y cada una de sus enseñanzas.
En “El Evangelio según el Espiritismo”, hay un relato hermoso acerca del tema. Habla de una mujer que sale a ayudar algunas personas y se hace acompañar por su hija. “¿Por qué se hace acompañar de su joven hija? Para enseñarle cómo se debe practicar la beneficencia.” Su hijita también desea hacer la caridad, pero su madre le dice que para hacerlo necesita donar algo de sí misma, trabajo y tiempo. De lo contrario, lo realizaría utilizando los bienes de su madre y no habría mérito en ello. 9 Esa madre no deja de auxiliar al prójimo sino que aprovecha la oportunidad para educar a su hija.
El término “voluntario” proviene del latín, “voluntarius”, es lo que se dice de un acto que nace de la voluntad, y no por fuerza o necesidad extrañas a aquella, lo que se realiza por espontánea voluntad y no por obligación o deber 2. Eso quiere decir que no hace falta esperar por invitaciones, necesidades, o disponer de mucho tiempo o dinero. La acción de donarnos al prójimo se concentra esencialmente en la palanca de la voluntad. Nadie nos puede obligar a decidir hacerlo, debe nacer en nuestro íntimo.
Cierta vez leí en uno de los libros de Joanna de Ângelis que cuando queremos hacer algo en serio, le ponemos fecha y horario (no puedo acordarme del libro). Si solo manifestamos el deseo de hacerlo sin nada deliberar tratamos de engañarnos a nosotros mismos, tal como las eternas promesas de las dietas que empezarán el lunes.

Los beneficios del trabajo voluntario

“La caridad es el proceso de sumar alegrías, restar males, multiplicar esperanzas y dividir felicidad (…).” 17

En un reportaje, Danielle Reis 3 afirma que realizar alguna clase de trabajo voluntario: mejora la salud física y mental, crea nuevas amistades, proporciona placer, mantiene la persona activa, desarrolla habilidades, permite la adquisición de nuevos conocimientos y aumenta las oportunidades de conseguir un trabajo mejor remunerado.
Según una investigación realizada por la Universidad de Michigan, personas que trabajan como voluntarias impulsadas por el amor viven hasta cuatro años más del promedio y con mejor calidad de vida porque hay una reacción química en el cerebro del voluntario, la cual le provoca la sensación de felicidad, “la persona se siente valorada, útil y con buena autoestima”. 3
De acuerdo con una investigación de la organización benéfica V, hecha con empleados y empleadores, los directivos consideraron que participar en actividades voluntarias “contribuye al éxito de los negocios” y que es positivo para el desarrollo profesional del empleado. 4 Y en Brasil, a la hora de contratar, las empresas aprecian candidatos que desempeñan acciones sociales en su historial por considerar que, además de los méritos del trabajo en sí, las personas que lo practican presentan ciertas cualidades sobresalientes muy importantes a la hora de trabajar en equipo. 5
En síntesis, son muchos los beneficios, pero sin lugar a dudas, los más importantes y duraderos son aquellos que nacen de la voluntad de ayudar sin esperar nada a cambio, solo por amor al prójimo.

“Para hacer el bien, se requiere siempre la acción de la voluntad. En cambio, para no practicar el mal, alcanza en muchas ocasiones con la inercia y la indiferencia. (...).” (Pablo, apóstol, París, 1860.)6

La responsabilidad del voluntario
“Enseña la caridad dándoles a los demás algo de ti mismo en forma de trabajo y cariño y aquellos que te siguen los pasos se te acercarán ofertando todo el bien que poseen.” 19

Muchas personas tienen la falsa idea de que el trabajo voluntario nada más es que donar algo del tiempo que le sobra y cuando le sobra. Creen que las instituciones altruistas reciben a todos los postulantes al voluntariado con alegría y sin ningún criterio.
Ser un voluntario requiere comprometimiento con la causa, la institución y las personas. No se trata de hacerlo cuando se está aburrido y abandonarlo porque hay sol y es mejor ir a la playa, faltar porque llueve o hace demasiado frío, o aun porque hay un cumpleaños.
No conozco a ninguna persona cumplidora que deje de ir a su trabajo por tales razones. Ser voluntario exige igual responsabilidad. Hay una institución que cuenta con nosotros, hay compañeros que dependen de que hagamos la parte que nos corresponde y, principalmente, hay personas con las cuales nos comprometimos y que nos necesitan.
¿Qué haríamos ante un empleado que faltara al trabajo por el cumpleaños de un amigo? ¿Cómo reaccionaríamos si nuestro hijo se enfermara y no recibiera atención médica porque el médico prefirió ir a la playa o no fue al hospital porque hacía frío?
Un voluntario debe ser puntual y asiduo en la labor, además de ponerle amor a lo que haga.

“Aunque sea el primer paso para ayudar al prójimo, no basta con tener buena voluntad para ser un voluntario. Para realizar un trabajo social eficiente y que genere resultados a largo plazo, se necesitan comprometimiento, compromiso y respeto por la organización. (...) Es necesario diferenciar ‘voluntariado’ de ‘voluntarismo’” 8

El voluntariado en la Casa Espírita

“(...) en la máxima Fuera de la caridad no hay salvación se hallan contenidos los destinos de los hombres en la Tierra y en el Cielo. (...) Someted la totalidad de vuestras acciones al control de la caridad, y vuestra conciencia os responderá. No solo evitará que cometáis el mal, sino que también os ayudará a practicar el bien, pues no alcanza con una virtud negativa: hace falta una virtud activa. (...)” (Pablo, apóstol, París, 1860.) 7

La cita es la gran bandera alzada por el Espiritismo, no podemos ser felices encerrados en nosotros mismos, indiferente a los sufrimientos del prójimo. Sin embargo, muchas veces ese mensaje es olvidado, ignorado o mal interpretado. Por lo tanto, para mejor comprender de qué se trata la labor en la Casa Espírita, empecemos por entender qué es la caridad.
En la pregunta 893 de “El Libro de los Espíritus”, los Espíritus nos dicen que “la virtud más meritoria es” aquella “que se basa en la más desinteresada caridad” 10. Y en la pregunta 800a San Vicente de Paul nos explica el concepto de la expresión, que no es solo sacar dinero del bolsillo y dárselo fríamente a alguien, sino ir “al encuentro de las miserias ocultas” 11.
El  Espíritu Emmanuel, hablando de la beneficencia, dice que la “caridad es una palabra tan sencilla cuanto las demás, pero si se la traduce en acción, siempre será una luz en el camino.” 12
En una institución verdaderamente espírita, todas las actividades son voluntarias, los trabajadores no son remunerados y tampoco se cobra por cualquier clase de asistencia.
Las actividades realizadas en la Casa Espírita, según la cantidad de miembros, disponibilidad de tiempo y de espacio son:
Estudios Doctrinarios, Cursos de Educación Mediúmnica, Estudios de Educación Espírita para la Infancia y la Juventud, Diálogo Fraterno, Charlas Abiertas, Pases, Reunión Mediúmnica y Actividades Sociales.
Para que una institución pueda llevar a cabo todas esas actividades, se necesitan miembros devotados a la doctrina y al prójimo, además del comprometimiento y de la responsabilidad de lo cual ya hablamos antes. Un orador no puede faltar a una conferencia o desistir sobre la hora porque generaría problemas. Hay muchas personas que concurren al Centro Espírita para escuchar las charlas consoladoras, sentirse mejor y recuperarse de sus dolores e inquietudes. Un médium no puede dejar de concurrir a la reunión mediúmnica porque el día está soleado y perfecto para tomarse unos mates en la plaza. Hay Espíritus que cuentan con su asistencia para ser rescatados.
Si todos cumplen con su tarea, el Centro Espírita será siempre un rinconcito de luz donde puedan concurrir todos aquellos que sufren y necesitan consuelo y orientación, sean encarnados o desencarnados. Y el trabajador no puede olvidarse de ello.
El trabajo voluntario en la Casa Espírita también genera muchísimos beneficios: 13
a) Es un testimonio de la fe en Dios y en Jesús: Tener fe no es solo acogerles las enseñanzas, sino vivenciarlas.
b) Es una fuente de realización personal: Se suele relacionar la realización personal con conquistas materiales, pero dichas conquistas no ofrecen una felicidad sustentable, ya que “la felicidad es una conquista colectiva”, es servir al prójimo y hacerlo feliz sin esperar recompensas.
c) Aporta en la transformación de un mundo mejor: Siembra en la sociedad y en las almas semillas que se desarrollarán y darán frutos en el porvenir, concretando la paz entre los hombres, aunque no alcancemos disfrutarlo en esta encarnación.
d) Es un recurso favorable en la desobsesión: El adversario invisible no se siente estimulado a seguir perjudicando a su “enemigo” encarnado si lo ve actuando positivamente. Además, la energía negativa que libere hacia él será amortiguada o eliminada ante la fuerza del bien practicado.

Reflexiones Finales

Si llegaste hasta el final de este artículo significa que de hecho te interesa realizar algo en beneficio del prójimo o de la Humanidad, pero quizás no sepas por dónde empezar.
Podemos buscar respuestas en las enseñanzas de Jesús, en la Parábola de los Talentos. Jesús dice que “el reino de los cielos es como un hombre que yéndose lejos, llamó a sus siervos y les entregó sus bienes. A uno dio cinco talentos, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad. El hombre se fue por largo tiempo y cuando volvió sus siervos le rindieron cuentas de los bienes que se lo había dejado. Los primeros lograron un interés de un 100% sobre los talentos, “pero el que había recibido uno fue y cavó en la tierra, y escondió el dinero de su señor.” Obviamente no le gustó al señor la actitud del último siervo. 14
Las preguntas que nos podemos hacer son: ¿Qué uso les damos a nuestros talentos? ¿Qué utilidad podríamos dárselos? ¿No estaremos actuando como Pedro en el relato del Hermano X, esperando por la gran oportunidad, la gran misión?
El citado Espíritu Emmanuel nos dice que la caridad es sublime, pero si no la practicamos tal virtud preciosa no pasará de un ideal Divino, “incapaz de posar en la Tierra.” 15 Y en el libro “Fuente Viva” afirma que “cada criatura recibió determinado talento de la Providencia Divina para servir en el mundo” y agrega que “nadie es tan pobre que no pueda dar nada de sí mismo”. 16
Pero ¿por dónde empezar? Preguntándonos a nosotros mismos: ¿qué hago bien y lo disfruto? ¿Cómo puedo utilizar mis habilidades para ayudar al que necesita? Define tus talentos, tu disponibilidad de tiempo, y si no dispones de mucho tiempo, pregúntate qué actividades son esenciales y a cuáles podrías renunciar. Busca instituciones que encajen con tus habilidades y principios.
Recuerda que donar de lo que te sobra, ya sea tiempo o algo material, es muy bueno, pero es más meritorio todavía si renuncias a algún placer egoísta para practicar buenas acciones por personas a las que les falta incluso lo básico.

“La beneficencia (...) os dará en ese mundo los más sutiles goces, los goces del corazón (...) ¡Si pudierais comprender cuánto de grande y placentero encierra la generosidad de las almas del mismo modo que os miráis a vosotros mismos, para quitaros con júbilo el abrigo y dárselo a vuestro hermano! (...) ¡Comprended qué placenteras son las impresiones de aquel que ve renacer la alegría donde hasta unos momentos antes solo había desesperación! (...)”
“¡Caridad! Palabra sublime que resume todas las virtudes. Tú conducirás a los pueblos hacia la felicidad. (...) ¡Cuánto bien por hacer! (...) ¡No os quejéis! (...) prodigad en abundancia vuestra simpatía, vuestro amor, vuestro dinero a todos los (...) desheredados de los bienes de ese mundo (...). (Adolfo, Obispo de Argel, Burdeos, 1861)18

Referencias:

(1) XAVIER, Francisco Cândido. Por el Espíritu Hermano X. Contos desta e doutra Vida. E-book, p. 61-63.
(2) Diccionario en línea de la Real Academia Española. Disponible en: http://lema.rae.es/drae/?val=voluntario.
(3) REIS, Danielle. Os benefícios do trabalho voluntário. Disponible en http://mdemulher.abril.com.br/bem-estar/reportagem/viver-bem/beneficios-trabalho-voluntario-695039.shtml.
(4) FRANCO, Catalina. Los directivos tienen una visión positiva de los voluntariados. http://www.tendencias21.net/Los-directivos-tienen-una-vision-positiva-de-los-voluntariados_a5533.html
(5) TORTORETTE, Maiara. A força do voluntariado no mercado de trabalho. Disponible en http://www.catho.com.br/carreira-sucesso/noticias/mercado-de-trabalho/a-forca-do-voluntariado-no-mercado-de-trabalho.
(6) KARDEC, Allan. El Evangelio según el Espiritismo. Trad. Gustavo N. Martínez y Marta H. Gazzaniga. Edicei, Brasília, 2009. Cap. XV, ítem 10, p. 296.
(7) _______________ 295-296.
(8) NOMURA, Maria Carolina. Voluntário deve ter consciência de sua importância na organização. http://www1.folha.uol.com.br/empreendedorsocial/1015688-voluntario-deve-ter-consciencia-de-sua-importancia-na-organizacao.shtml
(9) KARDEC, Allan. El Evangelio según el Espiritismo. Trad. Gustavo N. Martínez y Marta H. Gazzaniga. Edicei, Brasília, 2009. Cap. XIII, ítem 4, p. 249-250.
(10) ____________. El Libro de los Espíritus. Trad. Gustavo N. Martínez. Edicei, Brasília, 2009. Cap. XII, preg. 893, p. 547-548.
(11) ____________. Cap. XI, preg. 800a, p. 545.
(12) XAVIER, Francisco Cândido. Por Espíritus Diversos. Ação e Caminho. Mensaje: Explicação. E-book, p. 3.
(13) LUNA, Xerxes Pessoa. O trabalho voluntário na Casa Espírita – o voluntariado do amor. Revista O Reformador, Año 128 – Nº 2.178 – Septiembre de 2010, p. 36-38.
(14) Biblia de Jerusalén: Mateo 25:14-29.
(15) XAVIER, Francisco Cândido. Por el Espíritu Emmanuel. Alma e Coração. Mensaje: Ideal e Ação.E-book, p. 32.
(16) ______________. Fonte Viva. Cap. 130: Na esfera íntima. E-book, p. 243.
(17) ______________. Neste Instante. Cap. 84: Construindo o Reino.
(18) KARDEC, Allan. El Evangelio según el Espiritismo. Trad. Gustavo N. Martínez y Marta H. Gazzaniga. Edicei, Brasília, 2009. Cap. XIII, ítem 11, p. 258-259.
(19) ­­_____________. Por el Espíritu André Luiz. Apostilas da Vida. Mensaje: Comecemos de nós mesmos. E-book, p. 10.