Buscar en este blog

domingo, 24 de febrero de 2013

idioma y Mediumnidad



Por Marina Silva
marina.miesdeamor@gmail.com


Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe. (Pablo: Corintios I:13)

Es muy común entre los adversarios del Espiritismo cuestionar la figura benefactora de Emmanuel, cuestionamiento este, siempre vinculado a Chico Xavier. Preguntan tales adversarios que si Emmanuel fue romano, ¿por qué no se comunicaba en latín? Más allá de que consideramos la pregunta demasiado infantil, ya que admitiendo que Emmanuel fue un romano encarnado y ahora no lo es, se admite también uno de los grandes principios de la Doctrina Espírita: la reencarnación – muy atacada por los mismos adversarios -; y admitiéndolo, lo más razonable sería también aceptar que las reencarnaciones se repiten en diferentes lugares, de diferentes maneras y por ende, el Espíritu aprende diferentes idiomas.

De todos modos, existe la posibilidad de una comunicación mediúmnica en otros idiomas y los médiums que poseen esa facultad son llamados de médiums políglotas, como lo describe Kardec en “El Libro de los Médiums” (1)  y Charles Richet propuso la expresión “xenoglosia” (xeno= diferente, extranjero + gloso = lengua) (2), lo cual, según la Real Academia Española, significa la “capacidad sobrenatural de hablar lenguas” (3)

En realidad, esa clase de mediumnidad no posee una utilidad práctica, principalmente cuando el idioma es desconocido de las personas presentes. Por lo tanto, un Espíritu como Emmanuel, que trabajaba activamente por la Doctrina Espírita, no perdería el tiempo utilizándose del latín sin que tal práctica tuviera un fin útil. En definitiva, la mediumnidad políglota comprueba más bien la existencia, la inmortalidad y la comunicabilidad de los Espíritus, y en algunos casos específicos sirve para que el comunicante sea identificado sin dar lugar a dudas.

Aunque Emmanuel no se haya comunicado en latín, sí se comunicó en inglés a través de Chico Xavier, así como, también en Brasil, está el reconocido médium Divaldo Pereira Franco, por quien Joanna de Ângelis se comunicó en inglés (4). Pero esa clase de mediumnidad es muy rara, según las palabras de la codificación (1), y muchas veces puede estar vinculada a procesos obsesivos, como lo describe André Luiz en el libro “En los Dominios de la Mediumnidad”, donde narra el caso de una señora enferma que hablaba en un dialecto muerto de la Vieja Toscana por la influencia de un Espíritu con quien había convivido en tal lugar y el instructor Áulus explica que en “los casos de xenoglosia las fuerzas del pasado son traídas al presente. Cuando los desencarnados producen fenómenos de este orden actúan, casi siempre, a través de impulsos automáticos sobre las energías de la subconciencia, pero exclusivamente por intermedio de personalidades que les son afines a través del tiempo”.  (5)

Considerando que la manifestación de una mediumnidad políglota solo se da cuando existe un objetivo noble, en una reunión mediúmnica ocurre cuando existe la necesidad de comprobar la identidad del Espíritu comunicante o la “veracidad del fenómeno, en procesos obsesivos o aun en situaciones especiales de asistencia a Espíritus necesitados.” (4)

Concluimos, entonces, que en casi la totalidad de las manifestaciones de xenoglosia el médium tiene un conocimiento previo del idioma utilizado en la comunicación, ya sea en ésta o en otras encarnaciones, lo que posibilita la manifestación mediúmnica (6) que Martins Peralva llama de “sintonía en el tiempo”, proceso por el cual la mente humana se vincula al pasado lejano y estimula el subconsciente donde se hallan archivados los conocimiento pretéritos, sin lo cual no hay comunicación (7), ya que la memoria jamás se pierde y no es patrimonio de las células cerebrales, sino que se va acumulando según las diversas experiencias necesarias al Espíritu, como lo recalca Joanna de Ângelis (8). Es decir, no es suficiente que el Espíritu comunicante domine diversos idiomas si el médium no los tiene por lo menos archivados como aprendizaje de otras vidas.

Como ya lo habíamos dicho, esa clase de mediumnidad no es común, dado que no posee mucha aplicación útil, a excepción de casos específicos tratados en este artículo. Entonces, la pregunta formulada por los adversarios del Espiritismo queda sin valor, incluso porque en el caso de Emmanuel, se sabe que el mentor de Chico no tuvo solamente una encarnación como romano, sino que también estuvo en otras partes del Planeta, incluyendo tierras cuyo idioma es el Portugués.

Los Espíritus Superiores no se manifiestan para complacer el orgullo de aquellos que se creen superiores a lo que de hecho son, sino para iluminar las almas predispuestas.


Referencias


(1) KARDEC, Allan. El Libro de los Médiums. Edicei, Brasília, 2010. Cap. XVI, ítem 191, p.251.
(2) Curso de Profundización del Estudio y de la Educación de la Mediumnidad, Programa II – Módulo nº 5 – 1ª Parte – Guía 2. FEB. Brasília, 2000, p. 259.
(4) Curso de Estudio y Educación de la Mediumnidad. Programa II – Módulo nº 5 – 1ª Parte – Guía 2. FEB. Brasília, 2000, p. 262.
(5) XAVIER, F. Cândido. En los Dominios de la Mediumnidad. 16ª Ed.: FEB, Brasília, 1955. Cap. 23, p. 217-223.
(6) KARDEC, Allan. El Libro de los Médiums. Edicei, Brasília, 2010. Cap. XIX, ítemes 223 (17) y 225, p.297.
(7) PERALVA, Martins. Estudiando la Mediumnidad. E-Book, Cap. XXXVIII, p. 107.
(8) FRANCO, D. Pereira. Dictado por Joanna de Ângelis. Estudos Espíritas. 2ª Ed.: FEB, Brasília, 1982, p. 74.

No hay comentarios:

Publicar un comentario