Buscar en este blog

domingo, 9 de diciembre de 2012

La Píldora del día después



Por Marina Silva
marina.miesdeamor@gmail.com


¿Qué es y cómo actúa la píldora del día después?

La píldora del día después (PDD) es utilizada por las mujeres luego de las relaciones sexuales sin el uso de protección o contraceptivos o aún cuando hay fallas en el método de protección adoptado. Su ingesta es “aconsejable” hasta las 72 horas después del contacto sexual.

Según la Revista “Veja”, es una píldora de emergencia que actúa de dos maneras, “a depender del período del ciclo menstrual de la mujer”, si ella aún no ha ovulado, tal método impide la liberación del óvulo y no habrá la fecundación; pero si el espermatozoide ya se ha unido al óvulo, la píldora impedirá que el feto se fije en el útero y éste será eliminado en la menstruación. (1)

El laboratorio responsable de dicho fármaco explica que la droga “provoca una alteración en el transporte tubárico y también una des-sincronización en la maduración del endometrio”, según   el “Instituto de la Facultad de Posgrado en Ciencias de la Salud de la Pontificia Universidad Católica Argentina”, que afirma que su uso impide “la  anidación del embrión humano” y concluye que “si la píldora es tomada en el período periovulatorio, impide el normal desarrollo (…) del embrión (…), lo que elimina las posibilidades de supravivencia de dicho embrión, que ya está presente.” (2)

En síntesis, se la mujer aún no ha ovulado cuando utiliza la píldora, su acción será contraceptiva, ya que su óvulo no llegará a madurar y no habrá la fecundación. Pero si está ovulando o acercándose a esa etapa, el efecto de la píldora será abortivo, pues evitará que el embrión se acomode en el útero y lo expulsará en la menstruación.

¿La Doctrina Espírita condena el uso de los contraceptivos?

Que quede claro que lo que se condenan son los métodos de aborto considerados legales, como la PDD y el DIU y no los métodos verdaderamente contraceptivos, los cuales son lícitos y pueden ser utilizados para la planificación familiar, tal como lo corroboran Chico Xavier y Emmanuel, cuando afirman que los anticoncepcionales son medidas que impiden el aborto delictuoso y además,  representan un beneficio para la Humanidad representando, muchas veces, una de la soluciones a sus problemas sociológicos y económicos. (3)
La diferencia básica entre el contraceptivo y la PDD es que el primero impide que se dé la fecundación y, por lo tanto, no es abortivo, mientras que la segunda puede eliminar a una vida ya existente, visto que, a través de la Doctrina Espírita, sabemos que la unión del alma al cuerpo se da en el momento de la concepción, es decir, si existe la fecundación ya existe también un ser humano, un reencarnante que necesita vivenciar en la Tierra experiencias necesarias a su evolución, y es importante recordar que en la gran mayoría de las veces, tales experiencias están intrínsicamente vinculadas a las de sus padres debido a las conexiones espirituales establecidas por la ley de las vidas sucesivas. (4)

¿Qué dicen los estudiosos espíritas sobre el tema?

La AME (Asociaciones Médico-Espíritas) fue unánime en considerar la PDD como mecanismo abortivo en marzo de 2005. (5)

Divaldo Franco, en entrevista al “Portal Espírita”, dice que la PDD, el DIU y cualquier otro recurso utilizado tras la fecundación es considerado un aborto porque destruye la vida. (6)

Ricardo Baesso de Oliveira, nos recuerda que la Ciencia dispone de muchos métodos contraceptivos que se adaptan a diferentes personas, pero respecto de la PDD, su elección es infeliz porque su acción sucede cuando el Espíritu reencarnate ya se halla vinculado a “la materia física”. (7)

El sexo

Debemos ser más responsables en nuestras relaciones sexuales no solamente por lo que ya mencionamos antes, sino también por los vínculos fluídicos que podemos generar con las personas con las cuales nos relacionamos y por la naturaleza sublime del sexo inherente al amor.

El sexo es “un atributo de la naturaleza no solo respetable sino además sagrado, que demanda educación y control.”
“A través de él fluyen energías creadoras (…), las alegrías revitalizadoras del afecto.”
“El sexo es simultáneamente espíritu y vida, al servicio de la felicidad y la armonía del universo, de modo que requiere responsabilidad y discernimiento. (…) Nuestros hermanos (…) necesitan y deben saber qué es lo que hacen con las energías genésicas, además de observar cómo, con quién y para qué se valen de tales recursos”. (8)


Referencias
(1) JUNQUEIRA, Diego Junqueira, publicado el 09/11/2010, disponible en http://noticias.r7.com/saude/noticias/veja-como-funciona-a-pilula-do-dia-seguinte-20101109.html
(2) BOCHATEY, P. Alberto G. O.S.A. Instituto de Bioética. Facultad de Posgrado de Ciencias de la Salud Pontificia Universidad Católica Argentina, disponible en
(3) XAVIER, Francisco Cândido Xavier / Emmanuel. Entrevistas. E-book, p. 69.
(4) KARDEC, Allan. El Libro de los Espíritus. 1ª ed., Edicei, Brasília, 2008, preg. 344, p. 271-272
(5) Folha Espírita - Maio/2005, disponible en http://www.amebrasil.org.br/html/aborto_pilula.htm
(6) FRANCO, Divaldo Pereira. Palestras Virtuais, Salvador, 17/03/2000, disponible em
(7) OLIVEIRA, Ricardo Baesso. Revista Digital “O Consolador”, Ano 1 - N° 16 - 1º de Agosto de 2007, disponible en  
(8) XAVIER, Francisco Cândido. Emmanuel (Espíritu). Vida y Sexo. 1ª ed. Edicei, Brasília, 2008, p. 12-13.

No hay comentarios:

Publicar un comentario