Buscar en este blog

jueves, 26 de julio de 2012

Mediumnismo y Mediumnidad


Por Marina Silva
marina.miesdeamor@gmail.com


Mucha confusión se hace cuando todas las manifestaciones mediúmnicas son clasificadas como prácticas espíritas. Un gran equívoco generado por la ignorancia en algunas ocasiones, pero también por aquellos que tratan de malinterpretar y ensuciar la Doctrina Espírita con objetivos poco nobles.
Es cierto que Allan Kardec decía que el Espiritismo existe desde los principios de la humanidad, pero antes que nada, es importante dejar en claro que existe la diferencia entre hechos espíritas y Doctrina Espírita. (1)
Los hechos espíritas son los fenómenos o manifestaciones mediúmnicas que siempre existieron entre los hombres, pero las “prácticas mágicas o religiosas” que se basan en tales manifestaciones son clasificadas como mediumnismo que, según Emmanuel, representa las formas y manifestaciones primitivas de la mediumnidad. (1)
La Doctrina Espírita interpreta en modo racional y lógico las manifestaciones mediúmnicas desde su tríplice aspecto (filosófico, científico y religioso), relaciona tales fenómenos “con la vida del hombre en la tierra” y su sobrevivencia en el mundo espiritual.  “Por lo tanto, el sincretismo religioso es un fenómeno sociológico natural”, mientras que “el Espiritismo es una doctrina.” (1)
En síntesis, los hechos mediúmnicos son hechos espíritas, pero no representan el Espiritismo, ya que éste los utiliza como objeto de estudio para elaborar sus principios, tal como el escultor usa la materia en su estado bruto para hacer sus obras de arte, sin que se confunda dicha materia con su arte.
Recordamos que la mediumnidad es una facultad inherente al hombre, por la cual él se relaciona con mundo espiritual y, como tal, también se somete a la ley de evolución.
Herculano Pires, en su libro “O Espírito e o Tempo”, analiza esa evolución e identifica las diferentes formas por la cual se manifiesta a través del tiempo y las clasifica en: Mediumnismo Primitivo, Culto a los Ancestros, Mediumnismo de los Oráculos, Mediumnismo Bíblico y Mediumnidad Positiva.
El Mediumnismo Primitivo es la mediumnidad en su expresión natural. En él es cuando se capta la existencia de una fuerza misteriosa que imanta objetos y que puede actuar sobre el ser humano. En esa etapa, el hombre aún no tiene su psiquismo bien desarrollado, por lo que interpreta esa fuerza en modo rudimentario y sin razonamiento.
Cuando la imaginación se mezcla al desarrollo del psiquismo el mediumnismo avanza un poco más. De tal fusión surge la mitología popular, impregnada de magia y el Culto a los Ancestros.
En el Mediumnismo de los Oráculos, aparecen los dioses personalizados que representan las fuerzas de la naturaleza. En esa etapa el hombre demuestra mayor capacidad de abstracción, de elaboración de un sentido ético y moral que rompe los lazos de la organización social para verse como individualidad. Los oráculos, los lugares sagrados y la pitonisa representaban una fuerza sobrenatural. Todavía no existe la individualización mediúmnica, pero es una etapa de transición para el culto individual de los Espíritus.
El Mediumnismo Bíblico es el resultado da evolución natural del hombre tribal al hombre que ya vislumbra su individualización. Su razonamiento ya le permite el sentirse dueño de la sociedad y de la naturaleza e imponerse antes que someterse. Es más hábil ante las situaciones que se le presentan. Aquí sucede la individualización de las manifestaciones de los sabios, místicos y profetas. Ya son monoteístas.
En la Mediumnidad Positiva se rompen los lazos de lo místico y misterioso que caracterizaban el mediumnismo. Es la etapa del estudio científico y razonado de la mediumnidad, cuando el hombre es intermediario entre los Espíritus y los hombres encarnados, utilizándose del discernimiento.
Esa evolución de las facultades mediúmnicas se realiza en un contexto histórico, es el resultado de la evolución intelectual, moral y espiritual del hombre y sin lo cual no podría comprender el Espiritismo. Alcanzado ese nivel progresivo, el hombre ya podría rechazar manifestaciones místicas, mágicas y ritualistas, innecesarias para el intercambio.
Los espíritas defienden la Mediumnidad y aunque respeten las manifestaciones de Mediumnismo como facultades a ser estudiadas, no deben aceptar ese género de manifestaciones en el ambiente espírita como parte de sus prácticas porque no lo son. Además, rechazan, en cualquier lugar, el uso y abuso de prácticas mediúmnicas supersticiosas cuyos intereses están concentrados en la solución de problemas financieros, políticos, morales y sociales, los cuales no pueden ser resueltos a través de fórmulas mágicas, sacrificios animales, ofrendas materiales o lo que sea, sino por una transformación individual que llamamos de reforma íntima.
Espiritismo no es Mediumnismo y quienes usan sus facultades mediúmnicas como profesión o para atender los intereses que citamos, están asumiendo graves compromisos ante las Leyes Divinas.

“Médiums, vuestra tarea debe ser encarada como un santo sacerdocio; vuestra responsabilidad es grande por el nivel de certeza que os fue otorgada y mucho se le pedirá a los que mucho recibieron. Por tanto, es necesario que tratéis de cumplir vuestros deberes con severidad y nobleza, manteniendo vuestra consciencia serena si no queréis tumbarse en la lucha, lo que sería chamuscar con vuestras propias manos las flores de la esperanza en una felicidad superior que aún no logramos alcanzar.”  Emmanuel (2)



Fuentes Consultadas:

D'ALESSANDRO, Tereza Cristina. Mediunismo e Mediunidade. Julho / 2001
http://www.cebatuira.org.br/EstudodaMediunidade/mediunidade_002.htm
PIRES, José Herculano. Os 3 Caminhos de Hécate. 9ª Ed. Paidéia, São Paulo, 2004. 107-108 p.
__________________ Mediunidade (Vida e Comunicação). 5ª ed.: Edicel, São Paulo, 1984. 22-25 p.
__________________ O Espírito e o Tempo. E-book. (1)
XAVIER, Francisco Cândido. Espíritu Emmanuel. Palavras de Emmanuel, 50 p. E-book. (2)

No hay comentarios:

Publicar un comentario