Buscar en este blog

domingo, 9 de diciembre de 2012

Recordando a Juan Antonio Durante



Por Federico Malagrino





El día 09 de noviembre recordamos la partida al mundo espiritual de nuestro querido Juan Antonio Durante. No queremos pasar por alto esta fecha y mencionar a quien dedicó tantos años a la tarea de ayudar desinteresadamente.



Tuve la oportunidad de conocerlo a Juan Antonio personalmente, él fue quien abrió las puertas del Centro Espirita Juana de Angelis y de su casa siempre con una sonrisa y preocupado, al mismo tiempo, por cómo andaban mis cosas (aún cuando su salud se estaba debilitando).



Visitó nuestro Centro durante sus últimos días. Soy testigo del esfuerzo hecho por él para acercarse a nuestra institución aquel día de invierno helado de Buenos Aires. Con un dejo de nostalgia nos manifestó que su primer libro traducido al español había sido “Mies de Amor” y que tenía muchas ganas de participar activamente con nosotros. Su salud no lo permitió. Igualmente tenemos la seguridad que desde el plano espiritual está colaborando con nosotros, continuando la tarea que con tanta dedicación realizaba.

Premoniciones



Por Marina Silva
 marina.miesdeamor@gmail.com


En el libro “Caravana de Amor”, psicografiado por Chico Xavier, encontramos un interesante relato que queremos compartir con los lectores en esta oportunidad.

Se trata de la historia de Marcelo Antônio La Serra, un joven que anunciaba, desde muy pequeño, que no cumpliría 18 años y que, de hecho, desencarnó en un accidente de moto a los 16 años, en la ciudad de Campinas, en São Paulo – Brasil.

Sus padres, por supuesto, no le creyeron hasta que sus premoniciones se cumplieron. Cuando eso pasó, comienzan a analizar el tema:

1. Marcelo siempre decía que moriría antes de los 18 años y lo afirmó cuatro veces en diferentes épocas de su vida: “A los 18 voy a estar muerto y enterrado.”

2. Pocos meses del accidente fatal, retiró todo el dinero de su caja de ahorro para adornar su moto diciendo querer disfrutar del día porque mañana no sabía que pasaría.

3. Al joven le encantaba criar pájaros desde los 7 años, pero poco tiempo antes del accidente que lo mató, dijo que le regalaría a su padre todos sus pájaros.

4. En el festejo de cumpleaños de su prima Karen, un mes antes del accidente, su madre lo retó porque el muchacho tomaba cerveza con su tío Romualdo. Marcelo le dijo a su tío que debían beber ya que se iban a morir. Y lo sorprendente es que Romualdo desencarnó a los dos días de la desencarnación del sobrino, víctima de un ACV.

Además de las palabras del muchacho, también se encontraron dos dibujos hechos por él en su cuaderno escolar, los cuales dibujó poco tiempo antes de que desencarnara. Se trataban de dos urnas funerarias en las cuales se leían los nombres de Marcelo y Romualdo, respectivamente.

Según el análisis presentado en el libro citado, Marcelo fue beneficiado porque recibió la bendición de presentir su desencarnación, lo que ayudó a sus padres, preparándoles el corazón.

Marcelo, más adelante y ya desencarnado, se comunicó con sus padres a través de la mediumnidad de Chico Xavier:

Mamita Enide y estimado papá Udine, no esperen un canto de lamentaciones. Todo pasó naturalmente.
La moto y yo no tuvimos tanta suerte como en otras veces y mi habilidad, al fin, no fue cumplida. Eso fue todo.
Choque en la cabeza, caída, contusiones, excoriaciones y otros contratiempos quedaron en el cuerpo que un día, a fin de cuentas, alcanzaría la propia limitación.
Por supuesto, yo quería vivir, pero eso no se tiene en cuenta (…).

Díganle a Udine Junior que no hay razones para recelos y frustraciones. Estoy vivo, a lo mejor más vivo que ahí. Por ello, no deseo ver a mi hermano y compañero expuesto a crisis de nerviosismo (…).
Má, te pido que nadie culpe a la moto, que siempre hizo lo que quise yo. Es una ingratitud oír a tantos que reprochan un vehículo valioso (…), sin hablar de sus beneficios.
Me vine a la Vida Espiritual como un estudiante que se aleja (…), que regresa a casa.
No estoy muy bien por haber venido sin prepararme, pero tampoco estoy mal porque no me faltan buenos amigos (…).
No quería escribirles una carta de lágrimas (…). Los llantos menores deben ser extinguidos (…), para que la paz nos acompañe en la unión general, que será el mayor suceso en el futuro.
Esperemos lo mejor y hagamos de la vida un cántico a la grandiosidad de Dios (…), que nos concede todo ampliamente; sol (…), lluvia (…), mar (…), ríos (…), árboles (…). Se lo digo para que nadie me hable en crisis.
Dios es bondad perfecta (...) y nos concede lo suficiente para que seamos felices.  (…)
Amados padres, eso es todo. (...) Les deseo mucha salud y felicidad. Un gran abrazo de hijo, hermano, compañero y colega, siempre agradecido,

Marcelo Antônio

En otra oportunidad, Marcelo volvió a comunicarse con sus padres y les explicó sus premoniciones:

Querida madrecita (…) y papá (…),
Quiero decirles que la abuela Maria Dorigon me está asistiendo como lo necesito y ya me he unido al tío Romualdo para que afrontemos juntos el camino que nos aguardaba (…).
Mis dibujos nacían de mis intuiciones, que ni yo las sabía comprender. Sentía que tío Romualdo y yo nos acercábamos a la desencarnación, por ello dibujé lo que estaba en mis cuadernos.


El contenido verídico del libro es muy consolador y nos explica las desencarnaciones prematuras, las cuales muchas veces nos cuesta aceptar.

Es hermoso comprobar que los vínculos espirituales no se deshacen, sino que nos separamos físicamente por un período transitorio y nos reencontramos cuando terminen nuestros compromisos en la Tierra.




XAVIER, Francisco Cândido. Espíritus Diversos. Caravana de Amor. E-book, p. 4-7.

La Píldora del día después



Por Marina Silva
marina.miesdeamor@gmail.com


¿Qué es y cómo actúa la píldora del día después?

La píldora del día después (PDD) es utilizada por las mujeres luego de las relaciones sexuales sin el uso de protección o contraceptivos o aún cuando hay fallas en el método de protección adoptado. Su ingesta es “aconsejable” hasta las 72 horas después del contacto sexual.

Según la Revista “Veja”, es una píldora de emergencia que actúa de dos maneras, “a depender del período del ciclo menstrual de la mujer”, si ella aún no ha ovulado, tal método impide la liberación del óvulo y no habrá la fecundación; pero si el espermatozoide ya se ha unido al óvulo, la píldora impedirá que el feto se fije en el útero y éste será eliminado en la menstruación. (1)

El laboratorio responsable de dicho fármaco explica que la droga “provoca una alteración en el transporte tubárico y también una des-sincronización en la maduración del endometrio”, según   el “Instituto de la Facultad de Posgrado en Ciencias de la Salud de la Pontificia Universidad Católica Argentina”, que afirma que su uso impide “la  anidación del embrión humano” y concluye que “si la píldora es tomada en el período periovulatorio, impide el normal desarrollo (…) del embrión (…), lo que elimina las posibilidades de supravivencia de dicho embrión, que ya está presente.” (2)

En síntesis, se la mujer aún no ha ovulado cuando utiliza la píldora, su acción será contraceptiva, ya que su óvulo no llegará a madurar y no habrá la fecundación. Pero si está ovulando o acercándose a esa etapa, el efecto de la píldora será abortivo, pues evitará que el embrión se acomode en el útero y lo expulsará en la menstruación.

¿La Doctrina Espírita condena el uso de los contraceptivos?

Que quede claro que lo que se condenan son los métodos de aborto considerados legales, como la PDD y el DIU y no los métodos verdaderamente contraceptivos, los cuales son lícitos y pueden ser utilizados para la planificación familiar, tal como lo corroboran Chico Xavier y Emmanuel, cuando afirman que los anticoncepcionales son medidas que impiden el aborto delictuoso y además,  representan un beneficio para la Humanidad representando, muchas veces, una de la soluciones a sus problemas sociológicos y económicos. (3)
La diferencia básica entre el contraceptivo y la PDD es que el primero impide que se dé la fecundación y, por lo tanto, no es abortivo, mientras que la segunda puede eliminar a una vida ya existente, visto que, a través de la Doctrina Espírita, sabemos que la unión del alma al cuerpo se da en el momento de la concepción, es decir, si existe la fecundación ya existe también un ser humano, un reencarnante que necesita vivenciar en la Tierra experiencias necesarias a su evolución, y es importante recordar que en la gran mayoría de las veces, tales experiencias están intrínsicamente vinculadas a las de sus padres debido a las conexiones espirituales establecidas por la ley de las vidas sucesivas. (4)

¿Qué dicen los estudiosos espíritas sobre el tema?

La AME (Asociaciones Médico-Espíritas) fue unánime en considerar la PDD como mecanismo abortivo en marzo de 2005. (5)

Divaldo Franco, en entrevista al “Portal Espírita”, dice que la PDD, el DIU y cualquier otro recurso utilizado tras la fecundación es considerado un aborto porque destruye la vida. (6)

Ricardo Baesso de Oliveira, nos recuerda que la Ciencia dispone de muchos métodos contraceptivos que se adaptan a diferentes personas, pero respecto de la PDD, su elección es infeliz porque su acción sucede cuando el Espíritu reencarnate ya se halla vinculado a “la materia física”. (7)

El sexo

Debemos ser más responsables en nuestras relaciones sexuales no solamente por lo que ya mencionamos antes, sino también por los vínculos fluídicos que podemos generar con las personas con las cuales nos relacionamos y por la naturaleza sublime del sexo inherente al amor.

El sexo es “un atributo de la naturaleza no solo respetable sino además sagrado, que demanda educación y control.”
“A través de él fluyen energías creadoras (…), las alegrías revitalizadoras del afecto.”
“El sexo es simultáneamente espíritu y vida, al servicio de la felicidad y la armonía del universo, de modo que requiere responsabilidad y discernimiento. (…) Nuestros hermanos (…) necesitan y deben saber qué es lo que hacen con las energías genésicas, además de observar cómo, con quién y para qué se valen de tales recursos”. (8)


Referencias
(1) JUNQUEIRA, Diego Junqueira, publicado el 09/11/2010, disponible en http://noticias.r7.com/saude/noticias/veja-como-funciona-a-pilula-do-dia-seguinte-20101109.html
(2) BOCHATEY, P. Alberto G. O.S.A. Instituto de Bioética. Facultad de Posgrado de Ciencias de la Salud Pontificia Universidad Católica Argentina, disponible en
(3) XAVIER, Francisco Cândido Xavier / Emmanuel. Entrevistas. E-book, p. 69.
(4) KARDEC, Allan. El Libro de los Espíritus. 1ª ed., Edicei, Brasília, 2008, preg. 344, p. 271-272
(5) Folha Espírita - Maio/2005, disponible en http://www.amebrasil.org.br/html/aborto_pilula.htm
(6) FRANCO, Divaldo Pereira. Palestras Virtuais, Salvador, 17/03/2000, disponible em
(7) OLIVEIRA, Ricardo Baesso. Revista Digital “O Consolador”, Ano 1 - N° 16 - 1º de Agosto de 2007, disponible en  
(8) XAVIER, Francisco Cândido. Emmanuel (Espíritu). Vida y Sexo. 1ª ed. Edicei, Brasília, 2008, p. 12-13.

sábado, 13 de octubre de 2012

Aborto - Amplia Reflexión


Por Marina Silva

 
“Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de Dios.” (Marcos 10:14) 

Mucho se habla sobre el aborto, en las diferentes religiones, en los ámbitos relacionados sobre todo a la salud de la mujer, en las discusiones feministas, en deliberaciones judiciarias e incluso en conversaciones informales. Sin embargo, en muchos de tales debates, hay aspectos que son ignorados o tratados con indiferencia por los ámbitos citados, y en cuanto a las charlas informales, muchas de ellas carecen de argumentos válidos que fundamenten su posición contraria o a favor de la práctica abortiva. 

En este estudio pretendemos discutir puntos que nos parecen esenciales para defender la posición del Espiritismo sobre el aborto y antes que nada aclaramos que trataremos solamente del aborto inducido, que es la clase de aborto que genera polémica y lo abordaremos desde el punto de vista legal, social, económico, psicológico, científico y espiritual, presentando argumentos y contra-argumentos respecto del tema y culminando con el consuelo a aquellas personas que ya lo practicaron y se arrepintieron.  

El embrión y el feto aún no son un ser humano 

Algunas de las personas que defienden el aborto argumentan que la práctica no es sinónimo de asesinato porque el embrión y el feto nada más son que  simples aglomerados de células que forman parte del cuerpo de la mujer. Para refutar el argumento necesitamos reflexionar un poco sobre las palabras presentadas. “Asesinato”, según el diccionario significa “muerte que se da a una persona con premeditación” (1); “embrión” es la “primera fase del desarrollo del huevo o cigoto” (2); “feto” es el “embrión desde que se fija en el útero hasta el momento de su nacimiento” (3). 

Creer que el embrión forma parte del cuerpo de la mujer es ignorar los avances de la Biología y volver a la Antigüedad, cuando el derecho romano así lo consideraba, pues desde el siglo XIX los científicos concluyeron que la vida comienza en el momento de la concepción, cuando el espermatozoide fecunda el óvulo: 

“Cigoto. Esta célula resulta de la fertilización de un oocito por un espermatozoide y es el inicio del ser humano”.  (K. L Moore. The Developing Human: Clinically Oriented Embryology, 2nd Ed., 1977, Philadelphia: W. B. Saunders Publishers)

“De la unión de esas células (espermatozoide y oocito) resulta el cigoto y se inicia la vida de un nuevo individuo”. (Bradley M. Palten, M. D., Foundations of Embryology, 3rd Edition, 1968, New York City: McGraw-Hill.)

Ésas son solo dos de las muchas citas que comprueban que la vida comienza en la concepción. Incluso en los años posteriores a esas afirmaciones, muchos estudios fueron llevados a cabo y llegaron a la misma conclusión. En 1981 el Senado americano reunió profesionales de todo el mundo y el texto oficial respecto de las conclusiones dice que “médicos, biólogos y otros cientistas están de acuerdo a que la concepción marca el inicio de la vida de un ser humano”. (Report. Subcommittee on Separation ofPowers to Senate Judiciary Committee 5-158. 97th Congress. 1st Session 1981. p. 7.) 

En la pregunta 344 de “El Libro de los Espíritus”, publicado en 1857, año que en la “American Medical Association” reconoció "la existencia real e independiente de un niño antes de nacer, como ser humano", Kardec pregunta a los Espíritus “en qué momento se une el alma al cuerpo” y ellos le contestan que eso se da en la concepción.  

El primer argumento utilizado por los defensores del aborto queda totalmente debilitado, ya que embrión y feto son considerados como un ser humano y destruirlos es un asesinato y no la destrucción de un aglomerado de células del cuerpo femenino. Es un ser humano que ya debería tener asegurada su dignidad y su derecho principal, el de la vida. Desde la concepción ese ser merece ser protegido, más aún porque no puede hacerlo por sí solo. 

El aborto es un tema de la conciencia de cada persona 

Muchos afirman que “el tema del aborto está relacionado con la conciencia de cada uno” y penalizarlo o no “es imponer una determinada concepción moral a los demás. Que en una sociedad pluralista hay diferentes visiones respecto del estatuto del embrión y del feto. Que debe ser la mujer la que decida según su conciencia.” Que es una exigencia de la tolerancia penalizar o no el aborto. Que si el aborto es despenalizado, quienes lo rechacen no están obligados a practicarlo, mientras quienes estén de acuerdo no pueden ser impedidos por el Estado de hacerlo. (4) 

Pedro Vaz Patto, en un artículo publicado en Internet, presenta interesantes respuestas a semejante planteo. (4) 

Si consideráramos que el aborto fuera una cuestión moral que no reflejara en los derechos de otros, el Estado debería aceptar que su práctica “dependería de la conciencia de cada uno.” Sin embargo, abortar significa extinguir la vida de una persona que siquiera puede opinar acerca de su propio destino y si el Estado admite que la vida de una persona depende de la decisión de otra, aquella sería tratada como una “cosa” y el estatuto no sería de personas, sino de cosas.  

Además, hay que recordar que cuando se trata de una cuestión legal, “existe un criterio ético fundamental”: si hay duda, hay que seguir un principio de precaución. Si no se tuviera la certeza de que el feto fuera una persona, debería siempre ser tratado como si lo fuera. 

Por otra parte, cuando el aborto es despenalizado, el Estado deja de tomar una posición de neutralidad porque utiliza recursos públicos, los cuales pertenecen también a aquellos que rechazan la práctica, quienes si bien no están obligados a abortar, sí están obligados a colaborar “a través de los impuestos que pagan”. 

Queda claro que el rechazo al aborto no resulta de la religiosidad de cada uno, sino “de las exigencias de tutela del primer derecho fundamental, el derecho a la vida”. 

El quinto mandamiento de la Revelación de Moisés, “no matarás”, es una ley que refuerza las convicciones de los religiosos, pero “no es necesario ser cristiano para reconocer que no se debe matar”. 

Desde el punto de vista legal, muchos dicen que el derecho a la vida solo está garantizado a partir del nacimiento, argumento que ya rebatimos antes, cuando expusimos las palabras de los expertos que decían que la vida comienza en la concepción. Y además, afirmar que la vida vale menos antes del nacimiento “es como decir que la vida humana no tiene igual valor” en las diferentes etapas: infancia, adultez o vejez, o que tampoco “vale lo mismo la vida de las personas discapacitadas” o de diferentes razas y condiciones sociales. De haber alguna distinción, lo más sensato sería que la vida de los fetos necesitaría mayor protección y cuidado, dado que son indefensos. Pero no podemos decir que su vida vale menos que cuando nacen. (4)  

La legalización del aborto no contribuye a que aumente su práctica 

Tal afirmación no posee fundamento, ya que la lógica dice que el libre acceso a una práctica que antes era considerada ilícita, sin que la prohibición la evitara y que pasa a ser aceptada ante la ley, evidentemente tiende más bien a aumentar. 

Además sería imposible contabilizar el número de abortos realizados clandestinamente, visto que las personas no se enorgullecen de cometer acciones ilegales, tampoco salen a divulgarlas. Es más, dados confiables afirman que el 70% de las mujeres que abortaron legalmente, afirman que no lo habrían hecho si la práctica no estuviera permitida por la ley. (5) 

Algo que también desmiente la afirmación es que las estadísticas oficiales revelan que en muchos de los países donde el aborto está permitido se habla en la banalización de su práctica y el porcentaje de abortos legales en relación con los nacimientos son de un 34,8% en Suecia, un 26,5% en Reino Unido, un 22,6% en Francia, un 26,8% en Dinamarca, un 26.6% en Italia (4) y en España, uno de cada seis embarazos termina en aborto provocado.  En Reino Unido el número de abortos aumentó un 300% (Avvenire, 1/7/2005), en España un 75,3% entre 1993 y 2003, y un 48,2% entre 1998 y 2003. (6)

La legalización del aborto evitaría la muerte de muchas mujeres que abortan clandestinamente 

El aborto clandestino no es la causa de la muerte de muchas mujeres, sino la  consecuencia de otro problema también grave que es la banalización del sexo y su práctica irresponsable, muchas veces por ignorancia. En muchos países pobres no existe una educación que oriente hacia la planificación familiar y en algunos de los llamados países de primer mundo tratan de ignorar que la vida comienza en la concepción y el ser humano es tratado como una cosa, algo sin valor y que solamente representa un obstáculo a los objetivos de sus padres (o madre) egoístas. 

Otro punto importante y que no se discute es la muerte de las víctimas del aborto, los embriones y fetos, quienes son sacrificados sin que lo hayan decidido. Se lamenta la muerte de las mujeres, por supuesto, ¿pero qué hay de las vidas indefensas que se extinguen? 

La decisión sobre el aborto pertenece a la mujer, a quien no se le debe imponer un embarazo indeseado 

El tema aborto debe ser discutido por toda la sociedad porque está relacionado con la vida humana. Además, el embarazo involucra también el hombre, visto que no hay concepción sin su participación. 

En cuanto a imponer la maternidad a una mujer, está claro que se trata de una violencia, pero ser o no madre es una decisión que se toma antes del sexo y no después, pues si existió la fecundación la mujer ya es madre porque ya tiene dentro de sí a un ser humano. Para evitarlo están los contraceptivos y la planificación familiar. La vida de un ser humano no puede ser sacrificada por un equívoco de una pareja. Además, en último caso, la mujer puede entregar el niño en adopción si no lo desea.

Es mejor para el niño no nacer que ser indeseado o carecer de lo básico 

Es cierto que los niños necesitan ser atendidos en sus necesidades básicas, pero recordemos que su primer derecho es el de vivir. Lo que tenemos que combatir es a la pobreza y no matar a los pobres o evitar que nazcan. El aborto no soluciona los problemas sociales. Todos los niños merecen ser deseados, pero abortarlos no les garantiza tampoco ser amados, sino rechazados.

Madre Teresa de Calcuta, cuando recibió el Premio Nobel de la Paz dijo: 

“Fuimos creados por Dios para (…) amar y ser amados (…), pero hoy, en muchos lugares del mundo, la vida es destruida deliberadamente por la guerra, por la violencia y por el aborto. El aborto hoy es el mayor destructor de la paz en el mundo. Si una madre puede matar a su hijo, ¿qué nos impedirá a ti y a mí de matarnos unos a otros? (…) Si todo el dinero que se gasta en la búsqueda de modos de matar a esas criaturas fuera usado para nutrirlos, alojarlos, vestirlos, educarlos, ¡qué hermoso sería!”. (7) 

Consecuencias psicológicas del aborto 

Pilar Gutiérrez Vallejo, en su artículo “El Síndrome Post-Aborto” afirma que “la segunda víctima del aborto es la mujer.” Según ella, solo en España, todas o casi todas las mujeres que han abortado desde la despenalización del aborto, en 1985, están sufriendo o sufrirán el síndrome post-parto, y estamos hablando de más de 800.000 mujeres. Y la Federación Internacional de Planificación Familiar afirma que "la incidencia del trauma post-aborto para clientas de abortos quirúrgicos puede llegar a alcanzar hasta el 91% de los casos."  (8)

En Finlandia, un estudio constató que el número de suicidios entre mujeres que habían abortado era siete veces mayor y que “esas mujeres sufrieron 60 veces más muertes por” enfermedades que las que dieron a luz. (8) 

Un estudio realizado en la Universidad de Baltimore, en los Estados Unidos en 1984, registró el ingreso en hospitales psiquiátricos de un 64% de mujeres tras su aborto. “El 59% sufren trastornos psiquiátricos graves y permanentes tras el aborto”, según la Real Academia de Obstetricia de Inglaterra. (8) 

“La Asociación Norteamericana de Psiquiatría, a principios de los años 80, identificó la depresión, la hostilidad, el desinterés y aislamiento, las imágenes recurrentes, el insomnio y pesadillas, y la incapacidad de expresar sentimientos como secuelas psicológicas del aborto.”  

“Otros estudios posteriores muestran un alto índice de intentos suicidas, de alcoholismo, bulimia y anorexia, frigidez y disfunciones sexuales, ruptura de relaciones de pareja (un 70%), de maltrato doméstico y autolesiones, de incapacidad de concentración, agotamiento y nerviosismo, crisis histéricas y agresividad.” (8) 

Este problema y los demás que abordamos hasta aquí son debidamente explicados por la Doctrina Espírita, cuando nos muestra las causas y las consecuencias de la práctica abortiva, desde lo impensado, desde lo espiritual, cuando aquellos que planificaron pertenecer a una misma familia para aprender a amarse y a perdonarse se transforman en enemigos a partir del rechazo de sus padres en recibirlos como hijos y pasan a perseguirlos implacablemente, causándoles los trastornos ya mencionados, o inclusive la muerte (desencarnación).  

358. El aborto provocado ¿constituye un crimen, sea cual fuere el grado de desarrollo del proceso de gestación en que se lo realice?
- Siempre se comete un crimen, desde el momento en que trasgredís la ley de Dios. La madre u otra persona, siempre comete un crimen al quitarle la vida al niño antes de que nazca, porque le impide al alma afrontar las pruebas cuyo instrumento debía ser el cuerpo. (9) 

Ya comentamos que, según las enseñanzas de los Espíritus, la vida física comienza en el momento de la concepción (9), pero además de esa vida, tenemos la vida espiritual, la cual la antecede y continúa más allá de la muerte del cuerpo físico. 

Por lo general, cuando se discute la práctica del aborto, recordamos solamente la parte física y olvidamos que ésa está relacionada con la vida espiritual (inmortalidad del alma), que existen vínculos espirituales entre los miembros de una familia,  que tales vínculos se intercomunican incesantemente y que, además, una vida física (encarnación) está intrínsicamente conectada a las anteriores (reencarnaciones). 

En el libro “Vida y Sexo”, Emmanuel nos describe de manera muy clara la importancia de recordar que somos seres espirituales que vivenciamos muchas experiencias carnales, en las cuales la institución familia es esencial, dado que dentro de ella se da la mayoría de las reencarnaciones en que nosotros nos relevamos algunas veces como hijos, otras como padres. (10)

Según el citado Espíritu, “por lo general (…), antes de acceder a un nuevo renacimiento en la Tierra, nosotros” planificamos una familia y “a menudo convocamos a nuestros antiguos cómplices de aventuras infaustas” a que retornen y convivan con nosotros para la debida reparación de sus errores y su progreso espiritual. “Elaboramos proyectos, enunciamos sugerencias, organizamos acontecimientos provechosos y manifestamos” la voluntad para promover beneficios para todos los miembros de la familia. “No obstante, si (…) instalados en la Tierra (…) lo expulsamos de nuestra compañía (…), no podemos prever sus reacciones negativas.” (10) 

Muchos de ellos “convertidos en el Ámbito Espiritual en amigos potenciales” por las promesas de amparo “que les hicimos”, se pueden transformar “en enemigos acérrimos” cuando no atendemos a lo acordado y “nos acarrean” mucho sufrimiento. (10) 

Es por esa razón que creemos que el aborto es “uno de los principales motivos de las enfermedades de etiología imprecisa” y de las obsesiones consideradas como patologías mentales bajo la perspectiva de la ciencia y los síntomas post-aborto catalogados en este artículo así lo demuestran. (10)

El mismo Espíritu, en “Leyes del Amor”, dice que los padres, muchas veces, cuando rechazan el nacimiento de un hijo, se alejan de la felicidad que los iluminarían más adelante, por la venida de Espíritus amigos o postergan reconciliaciones con antiguos desafectos. Y en cuanto a los ginecólogos que participan del aborto, atraen hacia ellos los sufrimientos y el odio de sus víctimas. (11) En “Sol en las Almas”, Emmanuel afirma que el “aborto provocado en una vida, en muchos casos, suscita madre sin hijos en la siguiente existencia.” (12) 

André Luiz, en el libro “Evolución en dos Mundos”, explica que la práctica abortiva “desequilibra las energías psicosomáticas”, desarmoniza el centro genésico e implanta en el periespíritu los efectos futuros de la acción practicada. Eso se da por el remordimiento que “se le fija entrañablemente en el Ser” y por la absorción de las energías de angustia y desesperación del abortado, sino de odio y de deseo de venganza. (13) 

“En el hombre, el resultado se muestra casi siempre” en la siguiente existencia, con la “manifestación de afecciones testiculares, disendocrinias diversas y disturbios mentales, con evidente obsesión”. En las mujeres hay “choques traumáticos en el cuerpo espiritual”, que causan desórdenes y esterilidad a su centro genésico, “molestias del órgano genital, hiperexcitación del centro cerebral, (…) modificaciones de la personalidad” e obsesiones espirituales. (13)

Luiz Sérgio, en el libro “Déjame vivir”, nos informa que existen organizaciones espirituales en las tinieblas, cuyos Espíritus manipulan las víctimas del aborto, dominadas por el odio y las estimulan a vengarse. Cuando la madre que se negó a recibir a su hijo desencarna, esos Espíritus las persiguen y antes de su desencarnación se le acercan y le provocan “dolorosas enfermedades”. Aquellos que se arrepienten y desean reencarnar “donde fueron rechazados”, pueden volver en tristes condiciones, dado que el odio les desfigura el periespíritu. (14) 

“¿Por qué muchas parejas matan tanto hoy? Porque dicen que no están en la época de recibir esos hijos. Pero cuando creen que ya es tiempo, la semilla se encuentra deformada.” (14) 

No obstante, existe una clase de aborto que es aceptada, según las enseñanzas de los Espíritus, en la pregunta 359: cuando la vida de la madre está en peligro y es necesario elegir entre madre e hijo, resulta preferible sacrificar al hijo. (9) Las demás clases de aborto son consideradas prácticas delictuosas, ya sea en un embarazo que resulte de una violación - dado que una violencia no puede justificar otra -, ya sea en caso de enfermedades del feto, pues, por la ley de las vidas sucesivas, no logramos saber las razones por las cuales el Espíritu reencarna con limitaciones.  

André Luiz, en “Evolución en dos Mundos”, nos alerta sobre los peligros del remordimiento. Afirma que el constante “recuerdo de una falta grave” sin la corrección que la alivie refleja sobre nuestro “vehículo fisiopsicosomático” como una “idea fija (…) de fuerzas mentales desequilibradas”. Esos quistes de energías profundas” son las deudas kármicas. “Y es así como el remordimiento provoca (…) predisposiciones mórbidas” para enfermedades, las cuales son “agravadas por (…) los Seres a quienes herimos” y que se nos vinculan “en procesos obsesivos.”  Y aunque nos perdonen, los residuos de nuestras culpas no nos permiten sanar nuestro cuerpo espiritual y físico, ya que es necesario actuar con fuerza contraria para lograrlo. (16) 

En otro libro, el noble Espíritu afirma que el hombre, muchas veces, intenta extinguir “agonías morales” a través del “culto improductivo del remordimiento, sin proponerse ningún esfuerzo” por redimirse del error. “Estamos hoy, espiritualmente, donde nos propusimos ubicarnos ayer”, pero mañana estaremos según lo planificamos hoy y “en lugar de procurar penitencias estériles para nosotros, es imperioso” decidir buscar auxilio ya. (17) 

Además, el remordimiento sincero, cuando es encarado como una fuerza que nos impulsa hacia el “esfuerzo regenerador”, genera “la cooperación directa” de los amigos espirituales, quienes nos renuevan las energías en nuestra búsqueda por aliviar nuestra conciencia. (18) 

Dr. José Carneiro de Campos, en “Sendero de Liberación”, confirma que el remordimiento desajusta nuestras energías, lo que hace que nos torturemos en un proceso conocido como auto-obsesión. En tal situación solo logramos recuperar el equilibrio  cuando tratamos de dedicarnos al bien. (19)

Joanna de Ângelis, en “Vida Feliz”, nos invita a evitar el desaliento, a perdonarnos, a recobrar valor e iniciar la tarea de reequilibrarnos (20). En “Momentos de Salud”, nos sugiere despertarnos, liberarnos y ser feliz (21). El  recuerdo culpable de aquel momento no te ayudará. No podrás borrar el error lamentándolo, aunque te demores en tal actitud, tampoco probarás recompensas reteniéndolo en la memoria (22). La culpa debe ser superada mediante acciones positivas, rehabilitadoras, que resultarán de los pensamientos íntimos ennoblecedores. (23) 

No nos olvidemos que Dios es infinitamente bueno, que nos perdona siempre, sobre todo cuando nos equivocamos por desesperación, ignorancia o inmadurez. Olvidemos los errores y usemos nuestras energías para hacer el bien siempre y construir la paz en nuestra conciencia.
 

 

Referencias:

(1) Diccionario de Uso del Español Actual Clave. 6ª ed., Madrid, 2003, p. 186.

(2) _______________________ p. 742.

(3) _______________________ p. 898.

(4) http://www.federacao-vida.com.pt/vida/Artigos/artigos/respostaseargumentos.htm

(5) David Reardon, Aborted Womwm: Silent No More, Loyola University Press, Chicago, 1987

(6) Relatório del Instituto de Politica Familiar disponible em:  www.ipfe.org

(7) Pier Giorgio Liverani, Dateli a Me – Madre Teresa e l’Impegno per la Vita, Città Nuova, Roma, 2003, pg. 93.

(8) http://www.aciprensa.com/aborto/post-aborto.htm

(9) KARDEC, Allan. El Libro de los Espíritus. 1ª ed., Edicei, Brasília, 2008.

(10) XAVIER, F. Cândido. Emmanuel (Espíritu). Vida y Sexo. 1ª ed. Edicei, Brasília, 2008, p. 76-78.

(11) XAVIER, F. Cândido; VIEIRA, W. Emmanuel (Espíritu). Leis Do Amor. p. 13-14, e-book.

(12) XAVIER, F. Cândido; VIEIRA, W. Emmanuel (Espíritu). Sol nas Almas. cap. 49, p.

(13) XAVIER, F. Cândido. VIEIRA, W. André Luiz (Espíritu). Evolução em dois Mundos”. 6ª ed., FEB, Rio de Janeiro, 1958, p. 197-200.

(14) MACHADO, Irene Pachedo. Luiz Sérgio (Espíritu). Deixe-me viver.

61, e-book.

(15) Anuario Espírita 2012, Año XXVIII – nº 27, 1ª ed. Mensaje Fraternal, Caracas, p.71.

(16) XAVIER, F. Cândido. VIEIRA, W. André Luiz (Espíritu). Evolução em dois Mundos”. 6ª ed., FEB, Rio de Janeiro, 1958, p. 213-214.

(17) XAVIER, André Luiz e Emmanuel (Espíritus). Opinión Espírita, p. 100-101, André Luiz.

(18) XAVIER, F. Cândido. Emmanuel (Espíritu). El Consolador. 1ª ed. 18 de Abril, Buenos Aires, 1973, p. 81.

(19) FRANCO, D. Pereira. Manuel Philomeno de Miranda (Espíritu), p. 13. E-book.

(20) FRANCO, D. Pereira. Joanna de Ângelis (Espíritu). Vida Feliz. E-book, p.51.

(21) FRANCO, D. Pereira. Joanna de Ângelis (Espíritu). Momentos de salud. E-book, p. 7.

(22) FRANCO, D. Pereira. Joanna de Ângelis (Espíritu). Momentos de Consciencia. E-book, p. 22.

(23) FRANCO, D. Pereira. Joanna de Ângelis (Espíritu). Momentos de Consciencia. E-book, p. 23.


Artículo publicado en la "Revista Espírita Mies de Amor", Año 3, Nº 10.

jueves, 26 de julio de 2012

El Libro de los Espíritus, 154º Aniversario


Por Marina Silva
marina.miesdeamor@gmail.com


El 18 de abril se celebran los 154 años del lanzamiento de “El Libro de los Espíritus”, fecha que marca el nacimiento de la Doctrina Espírita.
Es muy común que recordemos en tal fecha la importancia de la obra, su estructura, el método adoptado por Allan Kardec, entre otros aspectos muy interesantes y relevantes que deben formar parte del abanico de conocimientos del espírita que se propone a estudiar los postulados de esa doctrina tan lógica, hermosa y consoladora.
Pero quisimos, en esta ocasión, abordar el tema de otra manera y concentrarnos en la importancia de la aplicación de la teoría a nuestra vida diaria, reflexionar sobre nuestra reforma íntima y saber si la seguimos llevando a cabo o si solamente hicimos dos o tres cambios más simples y quedamos estancados en cambios más profundos y necesarios e incluso en pequeñas, pero costosas transformaciones. Nos parece la mejor manera de rendir homenaje a nuestra querida Doctrina Espírita.
En el capítulo XII del Libro III de “El Libro de los Espíritus”, Kardec pregunta:

919 – “¿Cuál es el medio práctico más eficaz para mejorar en esta vida y resistir a la incitación del mal?”
“- Un sabio de la Antigüedad os lo ha dicho: 'Conócete a ti mismo.'”
919a - “Entendemos toda la sabiduría de esa máxima. No obstante, la dificultad consiste precisamente en conocerse a sí mismo. ¿De qué modo podemos lograrlo?”

San Agustín le contesta con hermosas y profundas palabras que nos ayudan a corregir errores que muchas veces son olvidados. Nos enseña el sabio Espíritu a que interroguemos nuestra propia conciencia para conocer nuestras acciones y las causas que nos inducen a ellas. Por tal método podemos “contabilizar” todo lo bueno y lo malo que hacemos y, lo más importante, corregir los equívocos sin demoras.
En el libro “Opinião Espírita”, André Luiz nos facilita la comprensión, sistematizando el conjunto de cambios sobre los cuales debemos trabajar y tocando puntos claves que nos colocan ante la realidad de nuestra reforma íntima.
Dice que “el deber de todos los espíritas-cristianos es tornarse progresivamente mejor” y para ello hace falta verificar con alguna frecuencia nuestra verdadera situación íntima y someternos a un “riguroso examen personal”, pues el “espírita que no progresa a lo largo de tres años sucesivos permanece estancado.”

Reunimos algunas de las cuestiones expuestas por André Luiz para nuestra reflexión.

“¿Estás más calmo, afable y comprensivo?”
Lo más común es que traslademos la responsabilidad de nuestra impaciencia a los demás. Afirmamos que determinadas personas y situaciones nos sacan la paciencia, como si esa virtud fuera algo oscilante que adquirimos y perdemos al azar o según las circunstancias. La paciencia es una adquisición del Espíritu y como tal, no se pierde. Si perdemos la paciencia siempre en las mismas situaciones es porque todavía nos falta trabajarla mejor, conquistarla y por esa razón las oportunidades se repiten.
“¿Conquistaste el más alto clima de paz dentro de tu casa?”
El hogar es un gran laboratorio para el Espíritu, es donde nos reencontramos con otros Espíritus con quienes podemos tener o no afinidades. Nos hallamos reunidos para aprender a convivir, a amarnos y como espíritas somos más responsables de promover un ambiente de paz y armonía en nuestro domicilio, ejemplificando la Doctrina que predicamos en la manera de pensar, hablar y actuar.
¿Colaboras con más entusiasmo en las tareas que te corresponden en el templo doctrinario?
El verdadero espírita es constante, es disciplinado, es responsable. Ejecuta su labor amorosamente y sabe que si no lo hace sobrecargará a sus compañeros, quienes terminan por hacerlas delante de la negligencia del hermano distraído. El espírita sincero tampoco trabaja por autopromocionarse o para complacer a su vanidad de buen orador, buen médium, buen escritor o lo que sea.
“¿Tienes el Evangelio más vivo en tus actitudes?
Lamentablemente somos muy buenos citando las enseñanzas evangélicas, predicando los ejemplos de Jesús y las palabras de los Buenos Espíritus, pero dejamos de ponerlos en práctica en reiteradas oportunidades de nuestra vida cotidiana, sobre todo cuando nuestro orgullo es lastimado.
¿Te ves con mejor disposición para servir en modo voluntario?
Muchas veces abrazamos nobles tareas voluntarias que benefician a muchos, pero las dejamos por cosas superfluas o las cambiamos por otras actividades más interesantes, “impuestas” por nuestros quehaceres sociales. Creemos equivocadamente que el bien sólo se hace cuando no tenemos otra actividad que hacer. Confundimos caridad con limosna. El trabajo voluntario es una autodonación y como tal debe ser llevada a cabo con responsabilidad, constancia y amor.
¿Estás menos susceptible a la influencia de los bienes materiales?
Aunque tengamos muy en claro que somos seres espirituales, en muchas oportunidades priorizamos lo material y olvidamos la parte espiritual. Aún nos vestimos fielmente según nos dicha la moda, buscamos demasiadamente lo superfluo y “olvidamos” ciertos principios y valores - “sin mucha importancia”, según nuestros criterios -, para alcanzar ciertas comodidades financieras o conseguir determinada suma de dinero.
¿Usas con más frecuencia los pronombres “nosotros” y “nuestros” y con menos frecuencia “yo” y “mío”?
Los Espíritus nos dicen en “El Evangelio según el Espiritismo” que el egoísmo es uno de los mayores defectos del hombre, sin embargo, nos cuesta vencerlo y amar al prójimo como a nosotros mismos, tal como nos enseñó Jesús. El orgullo también nos traiciona cuando queremos hacernos notar individualmente por alguna virtud o por algo que hicimos bien.
¿Tus instantes de tristeza o enojo son menos frecuentes?
Afirmamos nuestra fe en Dios, sabemos que somos Espíritus inmortales que poseemos un bagaje espiritual, de buenas y malas acciones, pero a la menor contrariedad o vicisitud, lo olvidamos y nos dejamos quedar en largos períodos de llanto, alimentando la autocompasión o pataleando, sin reflexionar sobre la enseñanza que esos momentos nos traen, sin confiar en la justicia de Dios que siempre nos ubica donde nos sea mejor.
¿Disminuyeron los pequeños remordimientos ocultos en lo profundo de tu alma?
Cuando algunas personas estudian el Espiritismo y toman conocimiento de su responsabilidad ante sus acciones se vuelven demasiadamente exigentes, no solamente con los demás, sino también con ellas mismas. No se permiten equivocarse y cuando eso sucede no pueden perdonarse. Somos Espíritus imperfectos y aún fallaremos algunas veces, pero siempre podremos recomenzar, rectificar los errores. Para ello es necesario no perder el tiempo con remordimientos inútiles. ¡A trabajar!
¿Superaste antiguos desafectos y aversiones?
Los rencores son fuertes lazos que nos mantienen atados a las regiones inferiores, sin que logremos liberarnos, elevarnos y crecer. Nos mantienen vinculados a nuestro desafecto hasta que podamos olvidar las ofensas. Jesús nos enseñó a reconciliarnos con nuestros “enemigos” mientras aún caminamos juntos. De no ser así, tarde o temprano deberemos solucionar esa pendencia en una de las sucesivas encarnaciones, cuando podremos regresar en la misma familia como parientes muy cercanos, para aprender a perdonarnos y amarnos.
¿Corregiste los lapsos crónicos de desatención y negligencia?
Es importante realizar con atención y empeño las tareas que nos son confiadas, ya que todo nos sirve de aprendizaje. Aún más importante es dedicarnos a las personas, a prestarles atención, a serles solícitos y cariñosos. Las oportunidades están y deben ser aprovechadas.
¿Estudias más atentamente la doctrina que profesas?
El Espiritismo tiene sus bases muy definidas en las obras codificadas por Allan Kardec y sería precipitado considerarnos espírita sin haber estudiado sus postulados básicos. Más grave aún es repetir las enseñanzas equivocadas que escuchamos de personas que estudian poco o que interpretan la literatura espírita según su conveniencia, distorsionando importantes principios y mezclando conceptos que contradicen la lógica kardeciana. Es imposible conocer la Doctrina sin estudiarla en modo sistematizado y disciplinado y hay algunos que se aburren cuando estudian, dando excusas infantiles para no hacerlo y justificar su pereza. ¿Cómo podemos profesar algo que nos aburre? El Espiritismo es el Cristianismo restaurado y bien comprendido. Es un conjunto de principios lógicos y profundos que no pueden ser comprendidos por osmosis.
¿Entiendes mejor la función del dolor?
El dolor es una alarma que nos avisa que algo no está bien. Si no sintiéramos dolor jamás iríamos al médico y no diagnosticaríamos la enfermedad. El dolor es una herramienta de crecimiento que nos madura y prueba nuestra fe. Forma parte de nuestra vida por nuestra condición de Espíritus imperfectos, deudores de las Leyes Divinas. El dolor nos vuelve más humanos, más solidarios ante las vicisitudes del prójimo. 
¿Oras, de hecho?
La oración es una conversación con los habitantes de los Planos Superiores, con los Buenos Espíritus, con nuestro Maestro Jesús y con Dios, nuestro Padre Amoroso. Por esa razón debe ser sentida en lo más profundo de nuestro ser. No puede ser pronunciada mecánicamente como un deber diario. Orar es una acción única, cuando podemos desvincularnos de los lazos inferiores que nos atan a la Tierra y probar sensaciones y sentimientos superiores, en contacto con otro nivel vibratorio. Nos tranquiliza, nos equilibra, nos prepara para un momento difícil y nos hace encarar la vida de modo más optimista y alegre.
¿Tus ideas evolucionaron?
Vencer los prejuicios es uno de los grandes desafíos que enfrentamos. Aún juzgamos una persona por su manera de vestirse, por su clase social, por su orientación sexual, por su religión y por otros tantos rótulos infelices.
¿Tu fe razonada se consolidó con más seguridad?
Traemos en nuestro bagaje espiritual conceptos y comportamientos oriundos de religiones que predicamos en el pasado remoto o incluso en esta encarnación, de los cuales nos cuesta desligarnos. La fe espírita se aleja totalmente de la creencia ciega y no está acorde con las negociaciones con Dios o con los Espíritus. Predica la fe en Dios, pero nos indica que no basta solamente pedir, sino actuar y nos ofrece explicaciones lógicas para entender el porqué de la vida.
¿Tienes la palabra más indulgente?
El espírita habla de manera dulce, no esparce ácido entre sus hermanos equivocados. Si no tiene palabras de aliento y de comprensión prefiere el silencio, pero trata de no ser agresivo ni juzgar a los demás.
¿Tienes los brazos más activos y las manos más dispuestas a proteger?
En uno de sus libros, el Espíritu Emmanuel dice que “la obra divina solicita brazos humanos” y son palabras muy ciertas. En el medio espírita encontramos muchos oradores, muchos maestros, muchos dirigentes, pero son muy pocos aquellos que se disponen al trabajo discreto de seleccionar, lavar y coser ropas para donación; de limpiar su Institución Espírita; de cocinar y repartir alimento entre las personas que lo necesitan; entre otras actividades que los “nobles” dirigentes, maestros, oradores y escritores no pueden hacer porque su título de “doctor” se lo impide. Jesús enseñaba a través de sus acciones. No se quedaba solamente predicando a los demás lo que no practicaba. Era humilde.
Evangelio es alegría en el corazón: ¿Estás, efectivamente, más alegre y feliz íntimamente en estos 3 últimos años?
Muchas personas creen que el verdadero espírita debe ser alguien exageradamente taciturno, lo que sería una contradicción. Las herramientas que tenemos nos permiten vivir con más alegría, con más tranquilidad, porque sabemos que no existe la muerte, que somos inmortales, que estamos de paso por la Tierra y que caminamos siempre para adelante. No confundamos Espiritismo con tristeza o aquella clase de resignación que paraliza. La Doctrina es dinámica, nos acerca al prójimo, a Jesús, a Dios; nos proporciona una visión más amplia de la vida y de las cosas.
 “¡Todo marcha! ¡Todo evoluciona! ¡Brindemos nuestro rendimiento individual a la obra de Cristo!” y a las enseñanzas de los Espíritus, y más que homenajear a la Doctrina Espírita con palabras, hagámoslo dándole muestras de nuestra transformación íntima, valorando “la existencia hoy  espontáneamente, viviendo en paz” para que mañana no lo aprendamos “bajo el impacto del dolor.”
No hay ilusiones, pues cada día “es una cuota más de responsabilidad, un paso más rumbo a la Vida Espiritual, una oportunidad más aprovechada o perdida.”
Interroguemos nuestra “conciencia en cuanto al aprovechamiento” de nuestro tiempo, de nuestro cuerpo, de nuestra salud, valorando nuestros seres queridos y el prójimo. Aprovechando “las oportunidades de hacer el bien” y ser útil a los demás y a nuestro Planeta.
Hagámoslo ya para no llevarnos una sorpresa cuando volvamos a nuestra casa espiritual.

 Como ya lo dijimos, el 18 de abril la Doctrina Espírita cumple 154 años y todavía no la comprendemos ni la practicamos en su plenitud y con todas las posibilidades que poseemos.

Referencias:

KARDEC, Allan. El Libro de los Espíritus. Brasília, Edicei, 2009. Págs. 563-566.
XAVIER, Francisco Cândido. VIEIRA, Waldo. Espíritus Emmanuel y André Luiz. Opinião Espírita. Libro Digital, Págs. 4-5.
XAVIER, Francisco Cândido. Por el Espíritu Emmanuel. Ave, Cristo. 5ª Ed. Rio de Janeiro: FEB, 1954. 7 p.