Buscar en este blog

Cargando...

sábado, 17 de abril de 2010

La Actividad de los Espiritistas en el Proceso de Regeneración de la Humanidad

Vivimos en un planeta de pruebas y expiaciones, donde tenemos un colectivo de 20 billones de almas con debilidades morales, todas reunidas para la reeducación y la regeneración según códigos etico-morales del Universo (Dios), es decir, la Ley de Amor y de Justicia, la Ley de Causa y Efecto y la Ley del Progreso.

Estamos acá para sustituir vicios por virtudes, a través de la edificación personal, pues la Tierra es la gran escuela de las almas.

Vivimos en el milenio del Espíritu y este momento es de gran responsabilidad, pues todavía, entre nosotros, predominan el materialismo, los vicios, el inmediatismo, el egoísmo desenfrenado, la irresponsabilidad y las muertes violentas. Pero como atravesamos el milenio del Espíritu, la Tierra debe pasar por el renacimiento, reformando los valores eternos en búsqueda del altruismo, del cumplimiento de las Leyes Divinas, del Amor Universal, pues representamos un único y gran rebaño en la gran alma terrena y Jesús es el gran Pastor que conduce esta alma al Progreso.

El periodo que atraviesa el planeta actualmente, es el mismo que pasaron muchos otros planetas en el proceso de evolución, como sucedió con los capelinos, según nos cuenta el libro “Los Desterrados de Capela”, de Edgard Armond. Este planeta superó el período de pruebas y expiaciones, alcanzando la condición de planeta de regeneración, donde el bien se sobrepuso al mal y aún así, según relata el escritor, había espíritus que no lograron evolucionar moralmente lo suficiente y fueron destinados al planeta Tierra con el fin de ayudar a acelerar el progreso de esta humanidad, ya que eran intelectualmente más evolucionados para nuestra condición de planeta primitivo.

Según manifestó el orador, las noticias que nos trae la Espiritualidad Superior es que nuestra humanidad ha llegado a la etapa final de esa transición que vivieron en otro tiempo los capelinos y como ellos, tenemos espíritus todavía equivocados que insisten en permanecer así, y que lamentablemente también serán desterrados de la Tierra.

Esa gran transformación por la cual pasamos es la explicación también para la incidencia de desencarnes colectivos de que somos testigos en el mundo actual y nos aclara Thiesen que, muchos de nosotros tenemos ahora la “última oportunidad” para cambiar, es decir, algunos estamos viviendo la última encarnación en el planeta.

El Espiritismo, especialmente para los individuos que conocen su Doctrina y la toman en serio, representa un instrumento esencial para dar buen uso a esta última oportunidad que algunos tenemos, además es una bendición Divina para que seamos útiles en el proceso de desarrollo terreno, porque solo se quedarán los que desean sinceramente mejorarse.

Cumple al Espiritismo, como Doctrina superior ofrecida a la Humanidad por la Espiritualidad al servicio del Cristo, indicar a los hombres la solución para los graves problemas en que se debaten. Es el Espiritismo la Tercera Revelación que viene de Dios y su advenimiento en el mundo fue preparado, planeado y ejecutado para que no haya dudas sobre su procedencia y su finalidad.
Y los Espíritas ¿quiénes somos?
Somos criaturas imperfectas con necesidad de edificación íntima, trabajadores de la última hora con ideales de fraternidad, justicia, caridad, concordia y amor.

Además, según Thiesen, somos espíritus egresados de otros continentes donde sufrimos las consecuencias de nuestros errores, de las enfermedades, de la guerra, del hambre, etc. Espíritus que cansados de tanto dolor y de tantos equívocos, fuimos tocados por el deseo de transformarnos y Dios, en su infinita misericordia nos envió a Latinoamérica, donde se desarrollaría el Espiritismo. Hemos venido para un aprendizaje de la Doctrina y cuando lo tengamos concluido, regresaremos al lugar de donde venimos con la finalidad de difundir el conocimiento que obtuvimos durante el estadio en el Nuevo Continente, pero seamos conscientes de que esa no es una tarea sencilla.

Por esa razón, debemos aprovechar bien el período que nos fue concedido por Dios, estudiando, tratando de interiorizar bien los conocimientos sobre la Doctrina, poniendo en practica el Evangelio de Jesús, para que cuando regresemos, podamos hacernos cargo del papel que el Maestro nos confió.
¿Cuál es el papel de los espíritas?
Tenemos que explicar a los que sufren las causas de las desigualdades sociales, la importancia del desapego material, la gravedad del aborto, del suicidio y de la eutanasia, inclusive combatiendo estos últimos como crímenes que son. En definitiva, debemos difundir la existencia de la Ley de Causa y Efecto para que se pueda comprender que no hay injusticia, sino un inmenso amor del Padre Celestial hacia nosotros que nos brinda, a diario, oportunidades de corrección y desarrollo.

El paso inicial para la ejecución del gran Plan Superior es el conocimiento de la Doctrina, para que podamos comprender la necesidad de su difusión a los ignorantes y a los que sufren. Debemos, igualmente, socorrer, asistir y orientar a encarnados y desencarnados, ejemplificar la humildad, el desinterés, la renuncia, vivir las enseñanzas espíritas, según Jesús, centrada en el amor a Dios y al prójimo, dedicándonos a la justicia y a la caridad.

Ese es el camino para promover la gran revolución en el Planeta; de Planeta de Prueba y Expiación a otro de Regeneración.
“El campo es el Mundo” – Jesús
Nuestro mundo es una inmensa gleba de servicio bajo la orientación de Jesús. En este campo hay fajas de tierras fértiles, florestas densas, charcos, zonas desérticas, tierras primitivas, todo aguardando la preparación de la siembra.

La imagen sugerida por la palabra evangélica, es la de un campo que reclama trabajadores dispuestos y devotos, verdaderos servidores que no rechazan las tareas aunque sean duras. La siembra no debe quedar restricta a ningún pueblo, raza o continente. Es una tarea gigantesca, porque debemos trabajar en la reeducación espiritual de billones de criaturas.

El esfuerzo en el progreso moral es individual, pero esa acción puede promover el progreso general, pues el ejemplo tiene mucha fuerza, y por eso la divulgación y el ejemplo no deben restringirse al movimiento espirita sino en las actividades más rutinarias: en el hogar, en las calles, en el ambiente profesional, etc.

Jesús es el Maestro que nos enseña el camino, y nosotros como aprendices debemos ver en la reencarnación la sublime inscripción del aprendizaje, donde “El Amor” representa la lección esencial, el afecto, la pedagogía del ser; y el “Centro Espirita”, es el excepcional núcleo educativo del alma.

El campo de actuación ahora es más amplio porque somos muchos los enfermos espirituales y es poco el tiempo que tenemos, así que se hace necesario la práctica de la Medicina del Alma a través de: la fluidoterapia (agua fluidificada, pases magnéticos y vibraciones), los tratamientos en los hospitales espíritas, la asistencia a los desencarnados, la oración y la concretización del cambio por la reforma intima basada en el Evangelio. Sin olvidarnos que para la práctica de la Medicina del Alma, los “médicos” nos tenemos que instruir y amar mucho, como nos dice Kardec.
Si todo es bien comprendido, nada puede detenernos en la marcha, pues con la ayuda del Plano Mayor, transformaremos nuestra bendita Tierra en un planeta mucho mejor.
Resumen de la conferencia dictada por Sergio Thiesen en la Sociedad Espirita “Justicia y Verdad”, el 19/05/2008


marina.miesdeamor@gmail.com





1 comentario:

  1. A las personas que por alguna razon encontraron esta pagina, se daran cuenta que todo en la vida tiene una razon y un mensaje, a lo largo de sus vidas encontraran respuestas y lecciones que les ayudara a superarse y cumplir la mision por la que estan aca saludos que tengan exito en todo.
    M.J.R.

    ResponderEliminar